Nuestros sitios
Compartir

¿Cuáles son los prejuicios más comunes en torno a la salud mental y por qué tienes que deshacerte de ellos?

Por: Carolina Verde 25 Ago 2021

Para acabar con el estigma a la salud mental, hay que hablar de los prejuicios más comunes


¿Cuáles son los prejuicios más comunes en torno a la salud mental y por qué tienes que deshacerte de ellos?

Aun cuando la salud mental comienza a ser un tópico que se discute con mayor apertura en la actualidad, lo cierto es que siguen existiendo muchos prejuicios que le rodean. Esto no es solo perjudicial para las personas que padecen alguna enfermedad relacionada con la salud mental, sino para la sociedad en general al no permitirse ser más empática y reflexiva. Por eso, en esta nota queremos hablarte de los prejuicios más comunes que rodean a la salud mental y discutir algunas razones por las cuales es importante deshacerte de ellos. 

10 Tips para mejorar la salud mental

¿Cuáles son los prejuicios más comunes en torno a la salud mental y por qué tienes que deshacerte de ellos?

1. Ir al psiquiatra y tomar medicamentos es sólo para locos o casos extremos

Este video te puede interesar

Probablemente la palabra psiquiatra sea más atemorizante que psicólogo. Decir que vas al psicólogo no está tan estigmatizado como decir que vas al psiquiatra, ¿por qué será? Tal vez sea que la psiquiatría es una rama de la medicina y en tanto que ciencia asusta más o puede ser que simplemente no haya suficiente información difundida al respecto. Sea cual sea la razón, es importante saber que ir al psiquiatra es como ir al dermatólogo o a consulta cuando te enfermas del estómago. Es decir, es completamente normal, uno va cuando nota que hay algo que no anda bien y requiere el punto de vista de un especialista.

Dilatar la visita al psiquiatra como un “último recurso” resulta más perjudicial. Piensa, si no te esperarías a que tu gripe se convierta en neumonía para ir al médico, ¿por qué te esperarías a que tu salud mental empeore para visitar al psiquiatra? El medicamento que pudiera prescribirte será uno que se adecúe completamente a lo que necesitas.

prejuicios sobre salud mental

2. Las personas que tienen ansiedad o depresión se sienten mal porque no le echan suficientes ganas

Ah, sí ¿cuántas veces no hemos escuchado el inteligentísimo comentario de “échale ganas” cuando se habla de salud mental? Y es que no basta con pensar que “a partir de ahora dejaré de estar triste” para que tu depresión se vaya (ojalá así fuera). Lo que hay que entender es que como toda enfermedad, ni la ansiedad ni la depresión dependen de nuestra voluntad. Ocurre que nuestro cerebro deja de producir ciertas sustancias químicas que ayudan a regular nuestro estado anímico entre otras cuestiones fisiológicas. Para ayudarle a que vuelva a producirlas con normalidad, es necesario acudir con un especialista que recete el medicamento necesario. Ahora ves por qué es tan absurdo pensar que la ansiedad y depresión se quitan tan sólo “echándole ganas”.

3. Quienes reconocen tener ansiedad, depresión o cualquier otra enfermedad mental son débiles

En esta sociedad tan prejuiciosa y poco empática, realizar un examen introspectivo y reconocer que algo no está bien con tu salud mental debería más bien reconocerse como inteligencia y valentía. Sin embargo, debido a que el prejuicio anterior de échale ganas sigue muy arraigado, hay quienes piensan que reconocer que tienes una enfermedad mental es signo de debilidad. No bastaría más de dos dedos de frente para reconocer lo absurdo de esto… y no obstante, hay a quienes les faltan. Si ya hemos aclarado que la salud mental no es algo que esté bajo tu control, ¿por qué sería debilidad reconocerlo?, ¿por qué tendríamos que aguantar el sufrimiento si hay un remedio a nuestro alcance?

prejuicios sobre salud mental

4. “Otros la tiene peor” es una excusa válida para descalificar cómo se siente alguien más

¡Oh, paren todo! Alguien acaba de descubrir el hilo negro al decir que hay quienes están en peor situación que nosotros… Sí, otros la tienen peor y otros la tienen mejor, una vez aclarada esta obviedad preguntémonos ¿por qué alguien pensaría que este razonamiento tan pobre es suficiente para descalificar las experiencias ajenas? Hay una frase que me gusta y que creo que vale la pena recordar: la experiencia individual no es la universal. Es decir, no porque a ti no te pesen ciertas cosas significa que deba ser igual para todos. Comencemos con la empatía y reconozcamos que no sabemos ni la mitad de las circunstancias que atraviesan a las personas a nuestro alrededor y que, por lo mismo, no estamos en facultad de decidir si sus sentimientos son válidos o no.

prejuicios sobre salud mental

Ilustración de: Kathrin Honesta en https://kathrinhonesta.tumblr.com/

5. Sólo quienes se suicidan están realmente deprimidos

Este probablemente sea uno de los prejuicios más comunes en torno a la salud mental y también uno de los más peligrosos. No todas las personas que sufren de depresión están planeando suicidarse (el planeta se diezmaría si tomamos en cuenta que la depresión es la enfermedad más común en todo el mundo). Sin embargo, no porque no piensen terminar con sus vidas debemos hacer menos su padecimiento. La depresión es una enfermedad que puede afectar de manera importante nuestra calidad de vida al dañar prácticamente todas nuestras relaciones personales, familiares y laborales. Si tú o alguien de confianza te confía que quizá estén deprimidos, no juzgues ni intentes ver si de verdad lo están o no, sé empática y demuestra tu apoyo escuchando.

6. Las enfermedades mentales son una cuestión vergonzosa que es mejor mantener en privado

Finalmente, un prejuicio más que hay que combatir es la connotación de vergüenza que suele cargar hablar de salud y enfermedades mentales. Con esto no quiero decir que vayas y le cuentes a cuanta persona encuentres acerca de tu ansiedad o depresión, sino que no dejes que esto se convierta en un secreto que no le puedes contar a nadie sólo por vergüenza. ¿Qué hay de pena en tener alguna enfermedad mental? No es como que hayas matado a nadie o hayas hecho algo indebido. Si la conversación en torno a la salud mental empieza a darse en espacios públicos, sin prejuicios y de manera natural, seguramente muchas más personas se animarán a buscar la atención que necesitan.

Ya es hora de que comencemos a acabar con los prejuicios que rodean a la salud mental y aceptemos que muchas veces estos traen más problemas que las propias enfermedades.

10 señales de que tu trabajo está afectando tu salud mental

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial DESPÍDETE DE LA VISTA CANSADA Y MEJORA TU VISIÓN ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?