Nuestros sitios
Compartir

Qué es el miedo

Por: Mujer de 10 08 May 2015

Es una de las emociones más poderosas. Tiene la capacidad de arruinar nuestra vida por completo y, también, de protegernos. Pero, ¿sabes qué es el miedo realmente? ¿Por qué […]


Qué es el miedo

Es una de las emociones más poderosas. Tiene la capacidad de arruinar nuestra vida por completo y, también, de protegernos. Pero, ¿sabes qué es el miedo realmente? ¿Por qué se manifiesta? ¿Qué tan bueno o malo es reprimirlo? Te lo decimos todo… ¡sin temor!

En la actualidad existen dos conceptos diferentes, que corresponden a las dos grandes teorías psicológicas que tenemos, y que nos ayudan a explicar qué es el miedo: el conductismo y la psicología profunda. Según el concepto conductista, el miedo es algo aprendido. El modelo de la psicología profunda es completamente distinto. En este caso, el miedo existente corresponde a un conflicto básico inconsciente y no resuelto, al que hace referencia. Desde el punto de vista psicológico, es un estado afectivo, emocional, necesario para la correcta adaptación del organismo al medio, que provoca angustia y ansiedad en la persona, ya que la persona puede sentir miedo sin que parezca existir un motivo claro.

Lo positivo del miedo

Como emoción primaria de nuestro instinto de supervivencia, es una guía; un sistema de navegación que te ayuda a mantenerte alerta en el camino y que te avisa de peligros, errores en los que hay has caído anteriormente para no volverlos a repetir, hace evidente cualquier cambio y más. Sin el miedo, no estaríamos hoy aquí; así de importante es. El problema es que nos hemos vuelto dependientes de este miedo: caímos en el confort y ante cada nueva alerta o llamada de atención, nos frenamos. Tenemos el GPS encendido pero no nos atrevemos a avanzar hacia ninguna dirección… por miedo.

Este video te puede interesar

qué-es-el-miedo

Foto: SocialNewsDaily

¿Cómo se manifiesta?

El miedo es una emoción natural, ya que, en sí, es una señal importante que indica que hay una desproporción entre lo que te amenaza y los recursos internos para dar una respuesta adecuada. Cuando se sale de control, el miedo paraliza y te puede conducir a un ataque de pánico. Es una respuesta a un miedo irracional que experimentas como una alarma en respuesta a algo que no tendrías por qué hacerte temer. Seguro lo has experimentado y sabes cómo se siente. Y esto es más normal de lo que se cree. Según las estadísticas, aproximadamente uno de cada diez individuos tiene, al menos, una crisis de pánico en algún momento de su vida.

La ansiedad también se relaciona con el miedo orientado hacia el futuro. Mientras el miedo ocurre en el momento que aparece el peligro, la ansiedad se caracteriza por la aprensión de no saber qué pasará y por no poder controlar el evento. Una señal es una respiración acelerada y superficial. Por eso, tip, para salir de un ataque de ansiedad, es importante aprender a respirar profundamente, para calmarte a través de la inhalación y la exhalación.

Hablando biológicamente, cuando experimentas miedo ciertas áreas del cerebro, como la amígdala y el hipotálamo son activadas para controlar la primera reacción para enfrentar esta emoción; segregas adrenalina y cortisol y suceden varias cosas: aumenta la presión arterial, la glucosa en sangre y la actividad cerebral, la sangre fluye a los músculos mayores (especialmente a las piernas, en preparación para la huida), entre otras cosas.

¿Y sabes cómo luce el miedo? Tus ojos se agrandan para mejorar la visión, las pupilas se dilatan para facilitar la admisión de luz, la frente se arruga y los labios se estiran horizontalmente. Se siente en el estómago y sube por el cuerpo. El síndrome de intestino irritable, la indigestión, las nauseas, úlceras y demás síntomas digestivos son señal de que hay un bloqueo de miedo.

Reprimirlo o liberarlo

Es importante que sepas que tu resistencia a enfrentarlo lo único que hace es fortalecerlo. ¿Has pensado el costo de jugar al gato y al ratón con tu miedo? No precisamente con fobias, como saltar de un paracaídas o miedo a los payasos, sino a esos miedos que te impiden desarrollar tu vida diaria en libertad, miedos que te tienen lisiada y que aparecen una y otra vez… Piensa un poco a lo que me refiero: miedo al amor o a entregarte, temor al compromiso, pavor al fracaso… Estás tan acostumbrada a vivir con estas trabas que quizá ya no te das ni cuenta. El miedo es tu compañero eterno y te escudas en falsas creencias ya arraigas en ti: “soy muy fea”, “soy una inútil”, “no estoy lo suficientemente preparada”… Excusas para no enfrentar tus temores y liberarlos. Le das toda tu energía, lo alimentas y te auto saboteas. Vencer el miedo al cambio, por ejemplo, es fundamental para poder crecer y salir de esa zona de confort.

qué-es-el-miedo

Para liberarlo, cualquiera que sea tu miedo, detente y analízalo un poco. Puede ser que sea cierto o que sólo sea una falsa creencia. Si es un miedo disfuncional que no tiene motivos reales de supervivencia, es una falsa creencia y, al comprender que es algo falso y enfrentarlo cara a cara, tiene que desaparecer. De ahí que la manera más efectiva de enfrentarte a él es encarándolo. Sí, hace falta valor ¡y una buena dosis de humor!, pero una vez que logras vencerlo y te das cuenta que aquello que te parecía tan amenazador ya no lo es, queda una sensación de gozo y orgullo porque descubres que eres capaz de hacer nuevas cosas y te das cuenta que ¡no pasa nada y que no era tan terrible como creías!

Claro, no se trata de que pongas en peligro tu integridad enfrentándote a miedos que por instinto de supervivencia son esenciales; sino a esos temores y fobias que resultan en obstáculos mentales.

Ahora que sabes qué es el miedo, ¿estás lista para verlo a la cara?

Información proporcionada por Revista Fernanda.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ el especial 5 razones para utilizar ácido hialurónico antes de los 30 ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?