Nuestros sitios
Compartir

No quiero ser súperheroína. No busques ser perfecta para agradar.

Por: Montserrat Rivera Sena 06 Sep 2021

Es muy agotador ser “La Mujer Maravilla”: la que todo puede, la que todo resuelve, la que todo lo hace bien, la que practica ejercicio, la que […]


No quiero ser súperheroína. No busques ser perfecta para agradar.

Es muy agotador ser “La Mujer Maravilla”: la que todo puede, la que todo resuelve, la que todo lo hace bien, la que practica ejercicio, la que cuida, la que es fuerte y valiente.

 “No son ni las 12 del día y ya di de desayunar, puse la lavadora, tendí las camas, lave el baño, hice de comer, bañé a las niñas, estoy lavando trastes y al mismo tiempo contestando llamadas de mi trabajo”

Dice una amiga necesitada de hacer un pausa.

La sociedad nos exige demasiado. Nosotras aprendemos a exigirnos demasiado y nos estiramos hasta no poder más para “lograr” hacer, hacer y hacer, todos los días.

Este video te puede interesar

Mientras más actividades tengamos en 24 horas, más “orgullosas” nos sentimos de nosotras mismas, y hasta creemos que otras personas nos admirarán y seremos “merecedoras” de amor y reconocimiento.

¿Qué pasaría si ahora aprendemos a cuidarnos y a llenarnos de amor?

No creas que estarías siendo mediocre porque en esta pandemia no aprendiste dos idiomas. No pienses que eres menos valiosa porque no produces millones de pesos al mes, ni te creas inferior porque no te interesa cumplir con los estándares de belleza de las revistas y las telenovelas.

 NO BUSQUES SER PERFECTA PARA AGRADAR.

1) A veces es mejor darle prioridad a los temas importantes y no a los urgentes.

Aunque el baño esté asqueroso y sea “urgente” lavarlo, será más “importante” sentarte a comer rico y con calma, es un acto de amor y cuidado a ti.

2) El amor ya nos corresponde solo porque existimos.

Las personas que VERDADERAMENTE nos aman, serán felices con nuestro bienestar, no explotándonos ni viéndonos enfermas física o emocionalmente.

3) Nuestra esencia humana nos hace querer cuidar a quienes amamos.

Y sí, eso es muy bello, nos llena de regocijo. Pero también podemos probar cuidarnos primero a nosotras, tratándonos como trataríamos a nuestros hijos o hijas, a nuestra mejor amiga o al marido.

4) Ser y solo ser. No hacer.

Amarnos y que nos amen simplemente por lo que somos y cómo somos, por nuestra presencia única, sin necesitar llenarnos de máscaras para agradar.

5) Salirnos de las prisiones y etiquetas en las que nos hemos metido.

“Quiero ser la mejor madre”, “soy ambientalista”, “soy un ser espiritual”, “soy fitness”, “soy la mejor amante”.

Tienes derecho a tener el modo de vida que quieras, pero sin que tus prácticas se conviertan en una loza pesada para pertenecer

Somos “adecuadas” y valiosas, así, con todo lo que nos gusta y también con lo que no nos gusta de nosotras. No nacimos “erróneas” ni tenemos ningún desajuste.

6) Sin gritos ni malos tratos a nosotras.

Quizá no hemos tenido oportunidad de notarlo, pero cuando nos tratamos bonito y nos cuidamos, nos volvemos más fuertes y logramos salir de los momentos de crisis más rápido.

 7) Permitirte sentir todo lo que sientes.

Sin decirte frases como: “yo soy valiente y puedo con esto y más”, “yo no lloro porque nadie merece mis lágrimas”… Podemos cambiarlas por frases como: “hoy me siento vulnerable y lo que está sucediendo me duele”, “lloraré todo lo que sea necesario porque soy humana”.

 Bienvenida la vida, bienvenida la libertad.

Feliz nuevo comienzo.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial DESPÍDETE DE LA VISTA CANSADA Y MEJORA TU VISIÓN ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?