Nuestros sitios
Compartir

Tips para cuidar el dinero -a mí me han funcionado-

Por: Mujer de 10 05 Jun 2015

Cuidar el dinero es una de las cuestiones más difíciles, porque se va como agua. ¿A poco no? Tengamos mucho o poco, ¡nunca es suficiente! Es como el […]


Tips para cuidar el dinero -a mí me han funcionado-

Cuidar el dinero es una de las cuestiones más difíciles, porque se va como agua. ¿A poco no? Tengamos mucho o poco, ¡nunca es suficiente! Es como el peso, estemos como estemos, siempre nos sobran kilos. La cosa es que, con el dinero, ¡siempre nos falta! Por eso, quise escribir este post para compartirte los tips que me han funcionado para cuidarlo y ahorrar un poco par tu vida diaria, irte de vacaciones o lo que quieras.

Más allá de pagar tus tarjetas completas y a tiempo o no comprar a lo loco, para cuidar el dinero es que hay dos acciones básicas -muy básicas- que todas podemos llevar a cabo:

1. Evitar gastar en cosas innecesarias -o sea, aguas con los gastos hormiga o fuga-. Típico que vamos al mall y hay descuento por temporada y terminamos comprando cosas que ¡ni vamos a usar! Yo una vez me llevé unos zapatos que me quedaban grandes, nada más porque estaban regalados. Claro, ¡nunca pude usarlos! Fue dinero tirado a la basura…

2. Ahorrar lo más que podamos. Se dice fácil, pero ya en la práctica lo tienes que planear ¡y cumplir! Y eso significa, quizá, hacer algunos sacrificios, como no comprarte tus cacahuates todos los días después de comer o tu café en la mañana. Lo bueno es que, si sumas lo que te ahorras, ¡verás que vale la pena!

Este video te puede interesar

Sabiendo esto, veamos algunas ideas que yo aplico, para evitar gastar a lo tonto y ahorrar un poquito:

-Compra tus alimentos a granel y, de preferencia, en el mercado. Por ejemplo: en vez de comprar jamón en paquete, pídelo en el mostrador. En vez de comprar la lechuga desinfectada en bolsita, busca la que está suelta. Ya sé, ¡qué flojera desinfectarla, pero en serio ahorras mucho! Recuerda que estamos pagando el doble o el triple por el empaque y la marca. Si nos ahorramos el costo de bolsas, cartones y demás, no solo tendremos más dinero sino que generamos menos basura. Eso es buenísimo.

-De lo que consumes mucho, sí compra empaques más grandes. Papel de baño, jabones, croquetas para tus mascotas, pañales para el bebé, shampoo… Si lo vas a usar, aprovecha porque sí es verdad que al comprar más, te sale un poquito más barato.

-Haz tu lista del súper y compra solo lo que necesitas. Si vas en blanco, viendo a ver qué encuentras y qué se te antoja, vas a pagar un cuentón y además, vas a terminar con comida echada a perder o con alimentos chatarra que le darán al traste a tu dieta. Piensa en todas tus comidas, compra básicos: verduras, frutas y proteínas, más aderezos, salsas y complementos para variar tus recetas. Trata de planear dos o tres días que sepas exactamente qué y cómo lo cocinarás. Y claro, nunca vayas con hambre al súper. ¡Nunca!

cuidar-el-dinero

-Ve pocas al súper, a la gas y a lugares donde tengas que dar propinas. Si sumas todo lo que te gastas en el cerillo, el viene viene, el estacionamiento, el señor que te pone gasolina… verás que ir menos veces es mejor, aunque de momento debas desembolsar más dinero.

-Apaga las luces que no estás usando en tu casa y desenchufa los aparatos. Yo lo hago, y sí, vivo en penumbras, pero he logrado ya en varias ocasiones que mi cuenta de luz llegue en cero pesos. ¡En serio! Digo, vivo sola y casi no estoy en la casa, pero sí da restado. Aparte, gastas menos energía y contaminas menos.

-Haz tus propios productos de limpieza e higiene en casa. Usa ingredientes caseros para limpiar el hogar y para tu higiene personal. El vinagre es tu mejor aliado; te sirve para limpiar vidrios y superficies, desinfecta, es buenísimo en el pelo… Es una maravilla y no es tóxico. O puedes hacer tu propia mascarilla para eliminar el vello facial o reparar tu cabello con mascarillas caseras. Con esto no quiero decir que nunca más compres un producto, pero si quieres ahorrar, toma en cuenta estas sugerencias, has la prueba ¡y nota cuánto dinero reúnes!

-Si puedes, aprovecha los descuentos de las anualidades, por pronto pago o el pago en efectivo. Hay lugares y servicios que te dan descuentos si pagas la anualidad completa, si pagas antes de una fecha o pagas en efectivo. Por ejemplo, los gimnasios, las compañías de televisión por cable o las clases de yoga. Sí, representa un gasto fuerte de tajo, pero al final te ahorras una buena lana. Considéralo.

-Cocina. Es mucho más barato llevar la comida para la oficina de tu casa, que pedir o salir a comer. La cosa es que tampoco tenemos tiempo, ya lo sé, pero si te organizas, al menos puedes intentarlo un par de días a la semana. Tiene como beneficio extra que puedes cuidar tu nutrición.

-Ten una alcancía. Ese es un consejo de abuelita y la verdad es que pocas lo hacemos, cuando debería ser algo básico. Yo ya no tengo una, pero hace unos diez años, logré reunir casi tres mil pesos en un año. Fui feliz cuando saqué todo el cambio. Me acuerdo, y me emociono. Es más, hoy mismo me consigo un botecito y empiezo a ahorrar.

cuidar-el-dinero

¡Quiero una alcancía así! Está divina.

-Organiza bazares con tus amigas para vender lo que ya no usas. Sola da flojera, la verdad. Y luego no es como que tengas tantas cosas padres que vender. Pero ¿imagina todo lo que un grupo de amigas puede reunir? Puede estar muy interesante. Y además, entre todas jalarán más posibles compradores y al final puede resultar muy bueno. Yo ya estoy organizando una venta de garaje, ¿te apuntas?

-Antes de llamar al especialista, ¡prueba arreglarlo tú! El otro día se atoró la ventana de la sala por el viento, quedando incrustada en la pared y totalmente abierta. Intenté durante cuatro días, de todas las maneras posibles, cerrarla, pero no pude, ¡estaba totalmente atorada! Tuve que llamar finalmente a un herrero quien, con solo coger un martillo y jalar tantito, ¡la desatoró! ¡Qué coraje! Lo pude haber hecho yo, si hubiera sabido cómo. Pero al menos lo intenté. También traté de limpiar los vidrios, algo que tampoco pude hacer bien. En ambos casos, temía caerme por la ventana, jaja. Pero hay en serio, antes de llamar a un “maestro”, trata de arreglar tú algo que esté mal en tu casa. Seguro que, de vez en cuando, lo solucionarás a la perfección sin necesidad de gastar. Además, la satisfacción de ver que lo lograste es increíble. ¿Qué si he podido hacer yo? Pintar mi casa, arreglar el cortinero, arreglar la bomba del sanitario, limpiar una terrible mancha del sillón… ¡En Mujer de 10 te damos muchas herramientas para que puedas con eso y más!

Espero que estas ideas te hayan funcionado tanto como a mí.  Te voy a ser sincera, yo no he hecho el ejercicio de sumar cuánto me he ahorrado al hacerlo, pero te puedo garantizar que sí me han ayudado en mis finanzas. Y si lo notaste, verás que aparte de cuidar el dinero, todas estas ideas te ayudan en otro sentido. ¡Están increíbles!

Aquí tienes otros tips para atraer la abundancia y opciones para conseguir dinero desde casa.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro ESPECIAL: MUJERES TRANSFORMANDO NEGOCIOS. y entérate. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?