¿Qué estás buscando?


¿Qué estás buscando?


Comparte esta nota
Agregado a favoritos
Regístrate con tu correo electrónico






Inicia Sesión


Inicia Sesión con
Tu horóscopo diario

Tu horóscopo diario

¡GUARDA TU CONTENIDO FAVORITO! CREA TU PERFIL REGÍSTRATE / INICIA SESIÓN

Cómo comer queso sin engordar

El queso es un alimento que ha acompañado al ser humano desde hace miles de años, y la verdad es que ¡nos encanta! Descubre cómo comer queso sin engordar.


PUBLICIDAD

Los lácteos muy grasosos son lo primero que te quitan cuando estás a dieta reductiva, ¿a poco no? Y esto incluye nuestro amado queso. Pero tranqui, sí puedes disfrutarlo si sigues algunas claves. Te digo cómo comer queso sin engordar.

CÓMELO ASÍ…

PUBLICIDAD

Variedades blancas: O en otras palabras, prefiere queso fresco, como panela, canasto, ricotta, cottage, Oaxaca, requesón… pues contienen casi la mitad de grasa y calorías que las versiones curadas más amarillas y añejas.

Con verduras: Varias teorías nutricionales apuntan que la mezcla de proteínas con carbohidratos y con otras proteínas complica la digestión, ya que cada tipo de alimento requiere distintas enzimas y jugos gástricos. Lo ideal es consumir lácteos, en este caso queso, con verduras o leguminosas, nada más, aunque sabemos que no siempre es posible. ¿Galletitas con queso? Mmm, no es lo mejor.

Mejor de cabra: La leche de cabra se digiere más fácilmente que la de vaca, porque los glóbulos de grasa son más pequeños y de cadena larga, mientras que los de los ácidos grasos de la vaca que son de cadena corta y media. Así que para personas que tienen dificultad para digerir la grasa, una buena opción es consumir queso feta o de cabra. Esta variedad también contiene más minerales que los lácteos de origen vacuno.

NO LO COMAS ASÍ

El queso no te conviene si… Sufres hipertensión arterial, pues su alto contenido en sodio no lo hace el alimento ideal. Tampoco es recomendable para las personas intolerantes a la lactosa ni para los adolescentes con acné. Como contiene mucha grasa saturada, quienes padecen enfermedades cardiovasculares deben consumirlo en pequeñas cantidades.

En grandes cantidades: Aunque contiene proteínas, vitamina D y calcio, indispensables para la prevención de la osteoporosis y para fortalecer la salud de los dientes, su alto contenido en grasa hace del queso un alimento muy calórico. Si lo consumes, hazlo con moderación. Considera que 100 gr de gouda aportan 356 kcal, mientras que la misma cantidad de parmesano tiene 431 kcal, ambos con casi 26 gr de grasa.

Cuidado con las imitaciones: Cuando vayas a comprar un queso, fíjate que lo sea en realidad. Hay muchos que son imitaciones hechas con grasa, colorantes y saborizantes. ¿Cómo reconocerlos? Todos los que digan «tipo» en su empaque, no son quesos. Por ejemplo, el queso tipo americano. Los quesos untables y derretidos tampoco conservan la calidad artesanal de un buen queso, pero sí aportan mucha grasa y calorías, así que mejor invierte en un buen queso.

Veredicto
El queso es un placer, nadie lo puede negar. Pero hay que elegir versiones de buena calidad y comerlas con moderación, para que no se conviertan en kilos de más.

Escrito por Gina Miguel para Revista Fernanda agosto. Consultora de salud y nutrición integral graduada de Integrative Nutrition Nueva York y certificada por Precision Nutrition en Canadá. Trabajó con personas para apoyarlas a alcanzar sus metas en cuánto a nutrición, a través de hábitos que duran toda la vida. // ginamiguel.com // contacto@ginmaiguel.com // Facebook e Instagram: GinaMiguelHC

Mira cómo maridar tus quesos, ¡no hay pierde!

LEER MÁS

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
¿Qué te pareció el artículo?