Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

La guía completa para comenzar a correr por las mañanas

Por: Roxana Soler 28 de Febrero
La guía completa para comenzar a correr por las mañanas
Comparte éste artículo

Comenzar a correr por las mañanas puede ser todo un reto, pero con esta guía lo lograrás sin problemas.

Hacer ejercicio en general puede costarnos mucho trabajo a muchas de nosotras. A veces por falta de tiempo, otras por falta de motivación, pero total que nunca terminamos de comprometernos al cien con este hábito esencial para nuestra calidad de vida. Uno de los mejores ejercicios es correr, pues por lo general brinda una experiencia energizante y una sensación de satisfacción como ninguna otra. Para que comiences a hacerlo, aquí te mostramos la guía completa para comenzar a correr por las mañanas.

El desafío de correr por las mañanas

Para muchas, dar ese primer paso para comenzar a correr puede ser desafiante. ¿Cómo puedes superar el impulso de quedarte en la cama? ¿Cómo puedes hacer que correr por las mañanas se convierta en un hábito de tu vida diaria? En esta guía completa, exploraremos consejos y estrategias para ayudarte a comenzar.

Establece un objetivo claro y realista para correr por las mañanas

Antes de dar el primer paso, es fundamental establecer un objetivo claro y realista. ¿Estás buscando mejorar tu salud cardiovascular? ¿Quieres perder peso o mantenerte en forma? ¿O simplemente deseas incorporar más actividad física a tu rutina diaria? Sea cual sea tu motivación, asegúrate de que tu objetivo sea alcanzable y medible. Establecer metas específicas, como correr una cierta distancia o durante un período de tiempo determinado, te ayudará a mantenerte enfocada y motivada.

Lo primero está en tu rutina de sueño

Correr por las mañanas requiere levantarse temprano, lo que a su vez depende en gran medida de una buena noche de sueño. Para asegurarte de que estás descansada y lista para enfrentar el día, establece una rutina de sueño consistente. Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Evita la cafeína y las pantallas electrónicas antes de acostarte, y crea un ambiente propicio para dormir en tu habitación. Una buena calidad de sueño te ayudará a despertarte sintiéndote renovada y lista para correr.

Prepara tu equipo la noche anterior

Una de las mayores barreras para correr por las mañanas es la falta de motivación al levantarse. Para facilitar el proceso, prepara tu equipo la noche anterior. Deja tu ropa para correr, tus zapatos y cualquier otro equipo que necesites junto a la cama o en la puerta de la entrada. Cuanto más fácil sea comenzar, más probable será que te levantes y salgas a correr. Además, si tienes un plan claro de qué ponerte y qué llevar contigo, te sentirás más preparada y menos propensa a buscar excusas para quedarte en la cama.

Empieza despacio y aumenta gradualmente

Cuando comiences a correr por las mañanas, es importante no exagerar. Empieza despacio y aumenta gradualmente la intensidad y la duración de tus carreras a medida que te sientas más cómoda y fuerte. Empieza con caminata por 10 minutos, luego alterna 30 segundos de trote con 30 caminando. Realiza esta repetición por dos semanas hasta que tu cuerpo se acostumbre a la actividad. Después podrás comenzar a trotar por 15 minutos seguidos.

No te preocupes por la velocidad o la distancia al principio; lo más importante es establecer una rutina y construir una base sólida. Escucha a tu cuerpo y no tengas miedo de tomarte días de descanso si es necesario. El objetivo es hacer del correr por las mañanas un hábito sostenible y disfrutable a largo plazo.

Encuentra motivación y compañía

Finalmente, encuentra motivación y compañía para tus carreras matutinas. Ya sea que te unas a un grupo de corredores, te inscribas en una carrera o simplemente compartas tus logros con amigos y familiares, tener un sistema de apoyo puede marcar la diferencia. Además, experimenta con diferentes rutas y lugares para correr para mantener tu rutina fresca y emocionante. La variedad y el estímulo adicional pueden ayudarte a mantenerte comprometida y entusiasmada con tu práctica matutina.

Correr por las mañanas puede ser una excelente manera de comenzar el día con energía y claridad mental. Al establecer objetivos claros, crear una rutina de sueño consistente, preparar tu equipo con anticipación, comenzar despacio y encontrar motivación y compañía, puedes convertir el correr por las mañanas en un hábito saludable y gratificante que perdure a lo largo del tiempo.

Te recomendamos
Roxana Soler
Roxana Soler Redactora
Comparte éste artículo
Este video te puede interesar

¿Qué tema te interesa?

Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descargable Mujer de 10
Descarga GRATIS nuestro especial del mes Sofía Castro: Nuestra chick girl 2024