Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

10 tips para comprar perlas como toda una experta

Por: Fernanda López 08 de Febrero
10 tips para comprar perlas como toda una experta
Comparte éste artículo

¿Te gustan las perlas? Te decimos cómo identificar las que son auténticas. Además de las variedades más conocidas y sus características

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando escuchas la palabra «perla»? Seguramente la imagen de una piedra redonda de color claro, como las del collar de Vilma Picapiedra. Pues sí, estás en lo correcto, solo que con esta descripción te limitas a un solo tipo de perla, cuando las hay de diferentes tamaños y colores. Esta vez te compartimos 10 tips para comprar perlas (auténticas) como toda una experta. Algo que no sabías que necesitabas aprender.

Por: Fernanda López 

¿Qué son las perlas?

Comencemos con lo elemental, las perlas son unas de las gemas orgánicas más fascinantes, no sólo por su brillo e iridiscencia, tan bellos que se han usado como metáforas en infinidad de poemas, sino por su proceso de formación: para tener una perla, se debe introducir –ya sea de forma incidental o provocada por el ser humano– un cuerpo extraño al interior de un molusco. Como reacción natural, el animal comienza a cubrir la partícula con una sustancia llamada nácar, y con el paso del tiempo la cubre de tal manera que se forma una perla. Así, cuando usas perlas no sólo estás usando joyería icónica, sino todo un testigo de la capacidad de adaptación de la naturaleza. 

10 peinados con perlas, la nueva tendencia para verte moderna 

Pulsera de perlas

Foto: Canva

Hay dos musts de perlas que toda amante de la joyería debería tener en su colección: una tira de perlas en collar y unos aretes. Sin embargo, al ir en busca de ellos es un hecho que nos encontraremos con dos dilemas: uno, que el rango de precios para dos piezas de joyería aparentemente idénticas puede ser muy distinto; y dos, que la variedad de joyería de perlas –más allá de los clásicos– es inmenso y hermosísimo.

Sigue estos consejos para comprar perlas como una profesional

 

  • Pregúntate si son tu estilo

 

Las perlas serán un clásico, pero eso no significa que tengas que tener unas sí o sí. Lo primero que te recomendamos preguntarte, antes de comprar, es si realmente vas a usar esas perlas. Tenerlas guardadas no sólo sería un desperdicio de dinero, sino que aceleraría su deterioro. El mejor conservador del brillo de una perla es la humedad de tu propia piel, así que úsalas con frecuencia. 

Perlas

Foto: Canva

 

  • ¿Natural o cultivada?

 

Al leer la descripción en una ficha de joyería, es posible que nos encontremos dos tipos de perlas: las naturales y las cultivadas. Sin embargo, esto no debe agobiarte: platicando con Paulina Villalpando, fundadora de PAAR, una firma de joyería mexicana, aprendimos que más del 90% de las perlas que hay en el mercado son cultivadas. La diferencia entre éstas y las naturales radica en la forma en que la partícula que origina la perla llega al molusco: mientras que en la cultivada las introduce el ser humano, en las naturales llega de forma orgánica.

@scpearls #perla ♬ Cool For The Summer – Tik Toker


Como podrás imaginarte, eso hace que las perlas naturales sean mucho más costosas y que la elaboración de un solo collar tome décadas. Piensa en que los recolectores de perlas no sólo tenían que extraerlas, sino encontrar una cantidad suficiente de piedras que fueran de colores y tamaños parecidos.

10 formas modernas de combinar tus prendas con perlas

 

  • Conoce los tipos de perlas

 

Existen varios tipos de perlas, cada una de distinto tamaño y color. Las más comunes son las siguientes:

Akoya: vienen de Japón y se cultivan en agua salada. Son redondas, simétricas y su tamaño va de los 6 a los 8.5 mm. Sus colores van del crema al rosa. 

Australianas: estas perlas también son de agua salada y su tonaliad va del blanco al negro. En cuanto al tamaño, son de entre 9 y 28 mm. 

Tahití: vienen de la Polinesia Francesa y son de agua salada. En cuanto a tamaño, pueden ser de hasta 13 mm. Las puedes encontrar en tonos grises, verdes, naranjas, dorados, azules y negros. 

Perlas de agua dulce: las producen principal pero no exclusivamente en China, en lagos y ríos, y son de entre 3.5 y 7 mm. Son asimétricas y casi siempre blancas. Suelen ser más baratas que las anteriores.

perlas en collar

Foto: Canva

 

  • Anticipa los cuidados

 

Es importantísimo que sepas de antemano como cuidar tus perlas, para que la inversión valga la pena y sea duradera. PAAR recomienda no colgar las perlas, así como evitar exponerlas a cremas o perfumes y no usar en ellas limpiadores de joyería comerciales. Lo mejor es guardarlas en una caja suave y sin contacto con otras perlas. Antes de hacer tu compra, piensa en el espacio y cuidados que le destinarás. 

 

  • Establece tus criterios de compra

 

Tener un presupuesto y un tipo de joyería (collar, pulsera, aretes…) definidos hará que tu compra sea mucho más fácil y te servirá para detectar con mayor facilidad las mejores perlas para tus necesidades. 

 

  • Fíjate en el lustre

 

El lustre es la intensidad con la que la perla refleja la luz. Mientras más lustrosas sean, obvio, más brillan y más valen. Como guía, mientras más metálica se vea la perla, más lustrosa es. Ojo: eso no significa que te tengas que ir por las perlas más brillantes para hacer una buena compra; simplemente elige el nivel de lustre que más se ajuste a tu presupuesto.

pulsera de perlas

Foto: Canva

 

  • No te guíes por el cliché

 

Cuando pensamos en perlas, a casi todas nos vienen a la mente esferas completamente redonditas y perfectas. Y aunque son preciosas, lo emocionante de las perlas es que las puedes encontrar en una variedad enorme de formas: también las hay ovaladas, de botón (planas de un lado), en forma de gota, barrocas o semibarrocas (irregulares). Experimenta con distintas formas para dar un toque distinto a tus clásicos.

 

  • Más allá del blanco

 

Hay perlas de una infinidad de colores: desde las clásicas blancas, pasando por las rosas, verdes, azules, hasta las negras, que te darán un look súper edgy. El valor de cada una depende de las perlas: en las Akoya, por ejemplo, las más valiosas son las plateadas y las blancas, mientras que en las de agua dulce son las blancas y las lavanda. 

Ojo: vas a encontrar perlas de color artificial, que como es de imaginarse, son menos valiosas. Un ejemplo son las perlas Akoya negras o cafés: esas no existen en la naturaleza. 

10 gustos raros y excéntricos que tenía la Reina Isabel

 

  • No te guíes por la marca

 

El hecho de que tu pieza de joyería no sea de una marca de prestigio no significa necesariamente que sus perlas sean de mala calidad. De hecho, puedes encontrar muchísimas marcas o vendedores independientes que consiguen piedras de calidades incluso mejores que las de las marcas grandes, a precios menores. Lo importante es que preguntes sobre su origen y características y que te tomes un momento para investigar. 

 

  • Aprende a hacer tu joyería de perlas

 

Este tip no es necesariamente para que hagas tu propia joyería de ahora en adelante (aunque si se te da lo crafty, adelante), sino para que aprendas cómo es el proceso de elaboración y que valores el tiempo invertido, pero también para que poco a poco comiences a desarrollar el ojo para detectar un trabajo de buena calidad. En PAAR imparten talleres para trabajar con perlas y otras gema. Mantente al tanto de sus talleres aquí

Te recomendamos
Foto perfil de Fernanda López
Fernanda López Colaboradora
Comparte éste artículo
Este video te puede interesar

¿Qué tema te interesa?

Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descargable Mujer de 10
Descarga GRATIS nuestro especial del mes Sylwia Graff: La inspiración multifacética