Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Enseña a tus hijos a perder

Por: Valeria Ávila 24 Jun 2015

Enseñarle a los hijos a ganar y a perder va mucho más allá de la trillada frase “lo que importa es participar”, hay en juego muchos valores y […]


Enseña a tus hijos a perder

Enseñarle a los hijos a ganar y a perder va mucho más allá de la trillada frase “lo que importa es participar”, hay en juego muchos valores y herramientas que los acompañarán el resto de sus vidas, tanto para aprender a valorar sus éxitos como a sobreponerse al fracaso.

Ale Velasco, conferencista y autora de libros como: ¡Ayuda! Tengo Hijos y El lenguaje del cariño entre padres e hijos, nos comparte 6 herramientas que nos ayudarán a enseñarles a manejar la frustración y aprender de los fracasos.

1) Enséñales a valorar su propio esfuerzo.

El deseo de ganar está en todos nosotros, es algo que ya traemos, sobre todo en los pequeños que están acostumbrados a ser el centro de atención y a salirse con la suya, lo que hay que fomentar es el espíritu de lucha y el ganarse las cosas como resultado de un esfuerzo,

Este video te puede interesar

No es bueno dejarlos ganar o salirse con la suya todo el tiempo, porque cuando jueguen con otros niños seguramente va a perder y si tienen reacciones desproporcionadas nadie va a querer jugar con ellos. Explícales que ganar unas veces y perder otras es el precio por disfrutar de la convivencia con otras personas, además si la victoria fue tan fácil no aprenderán a exigirse a ellos mismos.

No les des siempre todo lo que pidan, establecer límites en su vida diaria y que se acostumbren de vez en cuando a escuchar un “no” les ayudará a no enfadarse cuando lo oigan en boca de sus compañeros.

2) Predica con el ejemplo

Es imposible enseñar a los niños a perder, si lo que observan en su casa es al papá que le vocifera a la televisión cuando su equipo de fútbol pierde un partido o a la mamá que se enoja y le grita al cajero del supermercado, porque a la hora de pagar resulta que el artículo que creía que tenía descuento no lo tenía. La manera en la que como adultos manejamos y toleramos la frustración es observada y aprendida por los niños y tiene mayor efecto que todos los argumentos y explicaciones que nosotros les queramos dar cuando ellos tienen un berrinche.

3) La práctica hace al maestro

En algunos casos los niños se frustran de tal manera cuando pierden, que ya no lo quieren volver a intentar y la actividad que estaban realizando pierde su encanto. En este momento es muy importante hacerles entender que no deben darse por vencidos y que mientras más practiquen van a adquirir mayores habilidades para ganar la próxima vez que lo intenten.

niños-corriendo

4) Enséñales que si un camino se cierra, hay otro que se abre.

Es importante inculcar a los niños tener flexibilidad ante la vida y que si las cosas no salen de una forma a lo mejor pueden salir de otra diferente. Explícales que tienen opciones y que nada es el fin del mundo. Por ejemplo: Si uno de ellos no obtiene el lugar de delantero que quería en el equipo de fútbol, pero está disponible el de lateral derecho, hay que motivarlo a que acepte la oportunidad y lo intente, tal vez descubra que es mejor en esa posición y tendrá la oportunidad de jugar todos los partidos.

5) No proyectes tus expectativas en tus hijos.

Si el papá es un aficionado del fútbol que todos los domingos está pegado a la tele viendo los partidos y los hermanitos están en el equipo de fútbol, lo más probable es que el niño crea que también debe estar en el equipo de fútbol y que se frustre si no lo logra, cuando a lo mejor tiene habilidades para otra cosa y el problema es que nunca se le han presentado otras posibilidades para descubrirlas.

Muchas veces caemos en el error de generar nuestras propias expectativas en los hijos, quisiéramos tener niños que se saquen 10 en todo y educar es sacar lo mejor de una persona dentro de sus propias capacidades y habilidades sin compararlos con nadie. De pequeños hay que darles la oportunidad para que experimenten y prueben con diferentes actividades con el objetivo de identificar sus verdaderos gustos y aptitudes, lo anterior será de gran ayuda para ahorrarse frustraciones futuras y para fomentar la flexibilidad.

6) Cuida su autoestima

Reforzar la seguridad de un niño y fomentar su autoestima es muy importante porque puede ser el motor que le impulse a triunfar en la vida, una persona con buena autoestima se valora positivamente y está satisfecho con sus habilidades y acciones, conoce cuáles son sus puntos fuertes, y sabe identificar sus puntos débiles para mejorarlos. En el caso contrario una persona con baja autoestima siempre que pierde se siente muy mal, porque duda de sus capacidades y su auto concepto se ve disminuido.

En este sentido es importante recordarles a los niños todo el tiempo que son valiosos y amados, sin importar si pierden o ganan, resalta sus fortalezas y menciónales que todos somos buenos para unas cosas y para otras a lo mejor no tanto.

niño-nadador

En Resumen

En la vida se gana y se pierde siempre, es una realidad que no podemos cambiar, lo que sí podemos hacer es dar a nuestros hijos las herramientas para que puedan sobreponerse a la derrota y no perder el piso con la victoria. Nuestro trabajo como padres consiste en formar su carácter, no es tarea fácil, pero al enseñarles con nuestro propio comportamiento y convirtiéndonos en un verdadero ejemplo de vida para ellos, tenemos una gran parte de la tarea adelantada.

Colaboradora: Leticia A. Green

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro ESPECIAL: MUJERES TRANSFORMANDO NEGOCIOS. y entérate. ¡Descárgalo GRATIS!
NOTAS RELACIONADAS