Nuestros sitios
Compartir

11 errores que estás cometiendo con tus tampones

Por: Valeria Ávila 14 Oct 2015

Nuestras partes femeninas no fueron entregas con un manual, así que hacemos lo mejor que podemos con lo que sabemos y tratamos de seguir aprendiendo. Aunque esas […]


11 errores que estás cometiendo con tus tampones

Nuestras partes femeninas no fueron entregas con un manual, así que hacemos lo mejor que podemos con lo que sabemos y tratamos de seguir aprendiendo. Aunque esas cajas de tampones en las que dependemos durante nuestros periodos sí incluyen una guía con instrucciones, no nos dan toda la información necesaria. Pero las mujeres nos hemos ganado el derecho de saber más sobre cómo usar los tampones de manera efectiva.

Si combinas todas las ventas de productos de higiene femenina en los Estados Unidos en el 2014, los tampones son el segundo producto más popular en este rubro. En total, las mujeres estadounidenses gastaron más de mil millones de dólares en el año, detrás de 164 mil millones de dólares gastados en toallas femeninas.

Este video te puede interesar

Pese a esto, ¿te enseñaron cómo usar tampones alguna vez? No, a nosotras tampoco, y lo mismo les pasa a muchas mujeres. No te preocupes, este articulo es un buen lugar para comenzar.

tumblr_n48um5Urlk1rerzc4o1_400

Te presentamos 11 errores que estás cometiendo con tus tampones así como instrucciones que cómo corregirlos.

  1. No lavas tus manos antes y después de la aplicación

Esto no se puede tomar a la ligera, las manos están llenas de bacteria. Si no te lavas las manos, vas a transferir bastante suciedad a tu bella vagina. Muchas tenemos el hábito de lavarnos las manos solamente después de la aplicación, pero es sumamente importante hacerlo dos veces. Tanto antes como después.

2. Usar solamente un tamaño

Muchas tenemos este mal hábito: comprar solamente tampones de un tamaño y estilo, sin importar el flujo de ese periodo. Pero el tamaño sí importa (como en todo). Compra un paquete con tamaños distintos y escoge el tampón de la ocasión dependiendo de la situación. Para tus días de flujo pesado, selecciona tu tamaño acostumbrado, y guarda unos más pequeños para días de flujo ligero.

tumblr_npe4u5lPek1qfyjoto1_1280

3. Aplicar el tampón cuando no tienes flujo

No sirve de nada “anticipar” tu periodo y aplicar un tampón un día antes de que comience éste. Puedes desarrollar una infección por los niveles de acidez naturales de tu vagina. La resequedad del tampón altera estos niveles y te puede hacer daño.

4. No aplicar el tampón lo suficientemente adentro

¿Si está adentro, está adentro realmente? No necesariamente. No deberías sentirlo adentro de ti. Si esto sucede, significa que no está lo suficientemente adentro. No tengas miedo, empújalo más. Ahí debe de estar.

5. No cambiar tu tampón después de hacer popó

Sí, eso es importante también. Cuando haces “del dos”, tu tampón se puede mover. Es más, suele pasar. A veces hasta se puede salir. Si no pasa, deberías sacarlo de todas formas. Podrías desarrollar una infección por las bacterias del escusado. 

6. Reciclar tus aplicadores

Cuando termines con tus aplicadores, sin importar que sean de plástico o de cartón, se necesitan ir a la basura, en una bolsa especial. Esto, porque contiene sangre y otros fluidos. Por ende, no seas mala y échale una mano a los que recolectan nuestra basura.

7. Guardándolos cerca de agua

El lugar más obvio para guardar una caja de tampones suele ser debajo del fregadero en el baño. Pero no debe ser así. Los tampones no deben ser guardados cerca de agua ya que se pueden dañar hasta con la humedad. Es más, si te bañas con la puerta y ventanas cerradas, no los guardes en el baño, punto.

tumblr_mumm1zMCPf1qzmcmeo1_500

8. Usando tampones que tienen el empaque roto

Podrías mejor, ni siquieras lavarte las manos. Hasta la más pequeña rotura puede dar entrada a bacterias que ¡oh sorpresa! te pueden causar una infección. Piensa en todo lo que se guarda en tu bolsa, todo lo que entra en contacto con otros objetos en tu día a día y te darás cuenta del motivo por el cual no puedes permitir esto.

9. Tirar tampones viejos a la basura

Los tampones no tienen fecha de caducidad. No tires los viejos aunque no sepas cuánto tiempo tienen en tu bolsa o en tu buró. Si no están rotos o dañados por agua o humedad, se pueden usar.

10. Usar tampones con aroma

No debes acercar nada con un olor (aunque sea placentero) a tu vagina. Lo más probable es que estos se fabriquen con componentes artificiales y hasta químicos. Es más, la combinación de esto con la acidez natural de tu cuerpo puede hacer que hasta huela peor la situación en tus partes íntimas.

tumblr_mqwjo9IPZ51qa45c1o2_r1_500

11. No cambiar tu tampón cuando estuviste en el agua

¡Vamos a la playa! ¡A la alberca! ¡A la regadera! Está perfecto, pero que no se te olvide: debes cambiarte el tampón siempre en estas situaciones. Nuevamente, el agua atrae bacterias que irritan tu piel y pueden causarte… sí, una infección.

Con información de bustle.com

También puedes leer:

¿Qué producto menstrual es el ideal para ti?

Razones para elegir una copa menstrual

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ nuestro ESPECIAL: MUJERES TRANSFORMANDO NEGOCIOS. y entérate. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?