Nuestros sitios
Compartir

Lo que sucedió cuando decidí dejar de lavarme el pelo con shampoo

Por: Mujer de 10 20 May 2016

¿Has escuchado de la tendencia no-poo? Consiste en dejar el shampoo de lado y lavarse el pelo pocas veces a la semana sólo con bicarbonato de sodio […]


Lo que sucedió cuando decidí dejar de lavarme el pelo con shampoo

¿Has escuchado de la tendencia no-poo? Consiste en dejar el shampoo de lado y lavarse el pelo pocas veces a la semana sólo con bicarbonato de sodio y agua. Yo lo hice durante un año, te cuento mi experiencia.

La primera vez que escuché hablar sobre no lavarse el pelo con shampoo fue con una amiga. Yo estaba por salir en un viaje largo a un destino remoto y no estaba muy segura de lo que iba a pasar con mi cabello. «Sólo necesitas lavarte el pelo dos veces por semana con una mezcla de bicarbonato de sodio y agua, y utilizar vinagre diluído, también en agua, como enjuague». Al final decidí cortar mi melena, pero me quedó la curiosidad del no-poo y decidí probar la polémica medida.

Primero investigué por un tiempo para saber la mejor manera de hacerlo. También me preocupaba un poco lo que pudiera pasarle a mi cabello al dejar el shampoo, pero después de leer muchos testimonios de mujeres alrededor del mundo, tuve un poco más de confianza.

Este video te puede interesar

via GIPHY

El inicio

Tengo alma de hippie, así que estaba entusiasmada cuando empecé el experimento. Conseguí una botella vieja de shampoo e hice mi mezcla: 1 cucharadita de bicarbonato por cada taza de agua. Me metí a bañar, feliz. Las primeras semanas no transcurrieron exactamente libres de cierta incomodidad: hay que entender que, al dejar el shampoo, el cuero cabelludo debe reajustar su producción de sebo y aceites esenciales. Cuando lavamos nuestro cabello todos los días, ese aceite se remueve diario, por lo que tu cuero cabelludo está acostumbrado a producirlo constantemente. Si de pronto dejas de quitarlo cada día, tu cabeza tiene que acostumbrarse a la nueva rutina. ¿En qué se tradujo en mi caso y por qué fue incómodo? Pues porque el primer mes del experimento mi cabello estaba grasoso cerca de las raíces. Pero mi actitud zen (y la investigación que había hecho) me permitieron aguantar: sabía que más o menos en un mes mi cabello ya estaría acostumbrado a este nuevo hábito.

Un año después…

Todo resultó bastante bien durante un buen tiempo. Desde el inicio pude sentir que le daba un respiro a mi cabello. En poco tiempo tenía un brillo y un color que hacía mucho tiempo no veía, dejó de caerse tanto —cada vez encontraba menos cabellos en mi almohada al despertar— y hacía de mi baño una rutina bastante más rápida. Todo iba muy bien y yo estaba bastante contenta. Poco a poco me convertí en una predicadora del no-poo y le explicaba a la gente que la mía era una muy buena experiencia.

Hasta que me di cuenta de que poco a poco era más difícil definir mis adoradas ondas y chinos. Poco a poco, mi cabello se sentía un poco más pesado y lacio. Ahí fue cuando entré en pánico, porque estaba perdiendo uno de los rasgos con el que estoy más contenta de mí misma. Era hora de dejar de utilizar bicarbonato de sodio.

via GIPHY

Lo que aprendí al dejar de lavarme el pelo con shampoo

La razón por la que mis chinos se alaciaron, después de un año con esta técnica, fue que mi cabello se empezó a deshidratar (el bicarbonato es una sal, y la sal deshidrata) demasiado, y yo no lo sabía pero, mientras más chino tengas el cabello, más humedad necesitas en él. Es probable que, si hubiera llevado un tratamiento humectante para el cabello, otra historia hubiera resultado, así que si se deciden, POR FAVOR NO OLVIDEN HACERLO, sin importar el tipo de cabello que tengan.

Y bueno, desde que dejé la rutina del no-poo tampoco regresé corriendo a utilizar shampoo todos los días. La verdad es que me lavo el cabello con un shampoo orgánico sólo tres veces por semana, cuando hago natación, y procuro ponerme una mascarilla para el pelo al menos una vez al mes. Así mi cabello —y mis ondas— lucen espectaculares.

Pero no crean que con esto les estoy diciendo que no lo intenten, al contrario, está bien experimentar, pero suspendan cualquier práctica de belleza en el momento en el que sientan algo raro.

*Portada de Kasia Serbin

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial INTERCERAMIC: ¡Libera tu imaginación y remodela tu casa! ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?