Amor Moda y Belleza
Estás leyendo:
Guía del embarazo Métodos para evitar el estreñimiento en el embarazo
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

GUíA DEL EMBARAZO

Métodos para evitar el estreñimiento en el embarazo

Si no combates este malestar a tiempo puede volverse incómodo y provocar hemorroides. Haz que esta etapa sea la más bonita y sin dilemas. 


Escrito por: Mujer de 10
Métodos para evitar el estreñimiento en el embarazo

A lo largo de mi vida me he encontrado con amigas, conocidas, o integrantes de mi familia que siempre hablan sobre su embarazo. Sí, sin duda el embarazo es una etapa súper bonita para una mujer, pero si de algo siempre se quejan es del estreñimiento.

El estreñimiento es un problema inmenso que muchas veces es un poco difícil combatirlo, en el embarazo mucho más. Aquí no puedes llenarte de laxantes o cualquier fármaco, al menos que tu médico lo crea necesario. Tampoco te automediques, no deja nada bueno. El crecimiento del útero es la causa principal; éste con el paso de los días tomará presión en los intestinos, lo que provocará que el proceso de digestión se torne lento.

Durante el embarazo nuestras hormonas se vuelven locas, el estreñimiento es normal. Yo sé que los antojos pueden estar al mil por hora, pero es necesario moderarte para evitar éste malestar. Te comparto tips para prevenir el estreñimiento en el embarazo.

1.- Bebe mucha agua

Originalmente lo ideal es beber dos o más litros de agua al día, en el embarazo esto es pieza clave. Probablemente sería muy incómodo porque la visita al baño sería continua, pero además de limpiar tu organismo, ayudará a combatir el estreñimiento. Especialistas recomiendan beber un vaso de agua caliente o tibia en ayunas. Notarás que estás haciendo bien porque hasta tu pipí se tornará amarillo claro. ¡Tómate tu tiempo en el baño!

2.- Consume frutas y verduras

Además de enriquecerte con vitaminas, le proporcionarás a tu organismo un alto nivel de fibra. Considero que la fibra es principal arma para combatir el estreñimiento en cualquiera de los casos. Tu porción puede ser una taza y las frutas y verduras pueden ser crudas o cocidas.

TIP: En el caso de las manzanas y las zanahorias, lo mejor es comerlas cocidas. Y por ningún motivo les quites la cáscara; es donde más se concentra la fibra. Si lo prefieres, puedes convertir las frutas y verduras en puré.

3.- Zumos

Estar cien por ciento hidratada te ayudará a acelerar el proceso de digestión y evitar el estreñimiento. Aprovecha esta etapa y disfruta de una gran cantidad de jugos. ¡Bebe jugo de ciruela! Es muy rico, completo de vitaminas y poderoso para el estreñimiento. 

4.- Dile adiós a la pereza

Estar embarazada no impide que puedas ejercitarte. Estar embarazada no significa que la pases 9 meses acostada; puede traer graves consecuencias. El estreñimiento es una de ellas. Sal a caminar, práctica yoga o gimnasia prenatal y si tu médico lo permite, pedalea un poco.

5.- ¿Ya conocías los higos secos?

Cualquier fruto seco es altamente sano porque ayuda a tu corazón a tener mejor ritmo. Especialmente, los higos te favorecerán porque además de ser súper nutritivos, son ricos en fibra. Lo mejor de todo, es que son muy fácil de digerir. ¡Olvídate del estreñimiento y dile hola a los higos secos!

TIP: No los comas en exceso

6.- Se vale algún aperitivo

Cacahuates, nueces y almendras son tu mejor opción. Obviamente la porción que comas debe ser mínima si deseas pelear contra el estreñimiento. Si incluyes estos en tu dieta serán un gran apoyo. Existen muchos mitos, principalmente acerca de los cacahuates; auxíliate de tu médico para mejores resultados.

7.- Lácteos vs estreñimiento

En ocasiones, las mujeres se vuelven intolerantes a la lactosa en el embarazo. Si no es tu caso, especialmente el yogur será tu rico aliado. Combina un poco de yogur con avena o semilla de lino; consume en cantidades moderadas e ignora el estreñimiento. 

TIP: POR NADA DEL MUNDO TE ACUESTES DESPUÉS DE COMER.

Aunque sean aperitivos o alimentos ligeros, espera un poco para reposar. Mastica con calma, nadie debe presionarte. Yo sé que en esta etapa tal vez quieras comerte el mundo, pero no es lo ideal. Si persiste el dolor abdominal o tu cuerpo reacciona ante algún alimento, avísale a tu médico. 

También puedes leer:

¿Cómo planear un baby shower?

baby-shower