Nuestros sitios
Compartir

Cómo germinar tus propias semillas y granos

Por: Mujer de 10 05 Feb 2016

Si te gusta comer germinados, te encantará mucho más saber cómo germinar tus propias semillas y granos. Es súper fácil, ¡hazlo paso a paso!Los germinados y brotes […]


Cómo germinar tus propias semillas y granos

Si te gusta comer germinados, te encantará mucho más saber cómo germinar tus propias semillas y granos. Es súper fácil, ¡hazlo paso a paso!

Los germinados y brotes de alfalfa, brócoli, lenteja, trigo, soya, frijol… son muy nutritivos, ya que son ricos en vitaminas y minerales y, además, ¡son alimento vivo! Lo mejor de todo es que tú puedes hacerlos. Te digo, paso a paso, cómo germinar tus propias semillas y granos. ¿Te animas a intentarlo?

cómo germinar tus propias semillas y granos

No es nada complicado, solo necesitas 5 minutos por la mañana y 5 por la noche. Y para este método que te comparto, no necesita una germinadora ni nada demasiado sofisticado. Nada más requieres un frasco de cristal de boca ancha (de un litro) y su tapa (con agujeros) o una tela tipo malla (como de mosquitero).

Este video te puede interesar

Cómo germinar tus propias semillas y granos paso a paso

Paso 1: El remojado

  • Este primer paso es importante y debes realizarlo al pie de la letra para que al hidratar bien las semillas o los granos, se ablande su capa exterior y que le cueste menos romperla cuando intente germinar. También con el remojado se disuelven y eliminan las sustancias que impedían el proceso de germinado.

  • No existen unos tiempos de remojado exactos, ya que la calidad y la edad de la semilla pueden variar, pero es siempre mejor quedarse cortos que pasarse ya que un contacto prolongado con el agua puede hacer que la semilla se pudra.

cómo germinar tus propias semillas y granos

  • El agua deberá estar tibia y a ser posible filtrada o destilada para asegurarnos que esté libre de metales pesados. Usa agua caliente en el caso de las legumbres con una piel más dura, como la soya o los frijoles azuki.

  • Para un tarro de un litro, pon tres cucharadas de la misma variedad de semillas remojando en al menos tres veces su contenido en agua y remueve bien dentro del agua para que no se peguen entre sí.

  • Todas las semillas que floten al final del tiempo estimado de remojado debes quitarlas con un colador pequeño. Ciertas semillas con gran cantidad de mucílago, como la chía, el lino, el amaranto o los berros, no necesitarán remojado.

  • Una vez en el agua, déjalas remojar en un lugar oscuro y tapadas con un pedazo de mosquitero o malla y una liga alrededor por varias horas. Como cada semilla y grano requiere tiempos distintos, debes revisar cada par de horas y cuando veas que la piel está arrugadita, significa que están listas. El promedio de remojo va de 8 a 10 horas.

Paso 2: La preparación

  • Pasado el tiempo de remojado, cuela las semillas y enjuágalas con agua corriente al tiempo.

  • Coloca las semillas dentro del tarro de boca ancha, que ya habrás lavado previamente con un poco de vinagre.

  • La mejor tapa posible para el tarro es un cuadrado de tela mosquitero plástica o de malla o tul grueso,que cortarás en función del ancho del tarro y sujetarás con una banda elástica. Este tipo de “tapa” además de permitir que entre el aire sin problema te servirá de colador cada vez que enjuaguemos las semillas y es reutilizable.

cómo germinar tus propias semillas y granos

  • Hay que buscarles un espacio en la cocina, despensa o sala donde tengan una temperatura suave y constante que ronde los 20º C y resguardar el bote de la luz solar hasta que empiecen a brotar las semillas.

  • Para darle a las semillas el agua justa, sólo hay que enjuagar los brotes cada 8-12 horas y retirarles todo el exceso de agua agitando bien. Esto lo puedes hacer sin necesidad de quitar la tapa de malla. Es importante que, una vez que estén enjuagadas tus semillas, dejes el tarro inclinado boca abajo para que se escurra el exceso de agua y no se pudran o les salgan hongos. 

  • Cuando los brotes tienen entre 2 y 3 cm, algo que puede tardar entre 1 o 5 días, ya podemos exponerlos a la luz solar pero siempre indirecta.

Paso 3: La conservación

  • Cuando los brotes hayan germinado totalmente y tengan sus hojitas, sácalos del tarro y  guardaremos en el refrigerador.

  • Un truco para que los germinados duren más tiempo y no se  pudran por la humedad residual de la base es meterlos en un recipiente hermético muy limpio con dos o tres capas de papel de cocina o un paño fino y limpio de algodón en el fonfo. De esa forma el papel o la tela recogerán la condensación que vaya hacia el fondo.

cómo germinar tus propias semillas y granos

¿Ves qué sencillo? es cosa de seguir los pasos correctamente ¡y los germinados brotarán por sí solos! Así que, ahora que ya sabes cómo germinar tus propias semillas y granos, elige tu favorito y ¡vas!

Otras notas que te interesan:

Microverdes: el poder de la naturaleza en miniatura

Aprende a hacer tu huerto de cultivo

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro ESPECIAL: GUÍA DEL BEBÉ. ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?