Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

¿Es verdad que polos opuestos se atraen?

Por: Mujer de 10 03 de Agosto
¿Es verdad que polos opuestos se atraen?
Comparte éste artículo

Sí, quizá lo has leído en muchas novelas románticas y visto en películas a lo largo de toda tu vida; pero… la verdad, la verdad, los polos […]

Sí, quizá lo has leído en muchas novelas románticas y visto en películas a lo largo de toda tu vida; pero… la verdad, la verdad, los polos opuestos no se atraen. O bueno, sí; pero no duran.

Quizá acabo de matar tu sueño de ser la novia de un «chico malo» y transformarlo en un padre de familia, pero lo mejor es ser honestas antes de poner demasiadas esperanzas en un amor estilo «polo opuesto». La explicación es la siguiente:

Si bien es cierto que un hombre muy diferente a nosotras plantea un mundo lleno de aventuras y nuevas cosas por conocer, para que una relación dure a largo plazo, el tipo debe ser lo suficientemente parecido a ti como para que no enloquezcan cuando se den cuenta que no tienen nada en común. Supongamos que tu amor es un «libre pensador» y tú tienes principios morales y religiosos muy arraigados. ¿Te imaginas la cantidad de pleitos que van a  tener cuando le digas que te quieres casar por la iglesia? ¡No, mijita!

Por estas y otras razones (como que tú seas workaholic y él sea muy feliz con su vida de NINI), es muy conveniente que te consigas a un chico que se parezca a ti en todas esas cosas que se llaman «bases ideológicas». ¿De qué hablo? Pues de los planes a largo plazo, las creencias religiosas (o falta de ellas), el gusto por los niños, sus convicciones políticas, la idea que tiene de casarse, sus metas laborales, si estaría dispuesto a venderle su alma al diablo, etcétera, etcétera.

Ahora bien, tampoco está padre que andes con una persona que no represente ninguna sorpresa y que sea tan idéntico a ti que parezca tu hermano. No. Para que el amor triunfe también es necesario que haya esa «chispa adecuada» que se produce cuando puedes admirar en tu pareja cualidades que a ti te faltan o pasiones que no conoces. Búscate un hombre al que le llenen de emoción, no sé, los cómics o cualquier otra cosa que a ti se te haga súper rara, pero que estarías dispuesta a aprender de su mano.

¿Te hace sentido mi speech? Ojalá que así sea. La conclusión entonces es: ni tan distinto que se alucinen, ni tan iguales que se atosiguen. Es decir, equilibrio y nada más que equilibro.

 

Ahora, quizá quieras leer:

 

 

 

Te recomendamos
Mujer de 10
Mujer de 10 ¡Lo probamos por ti! Te damos consejos prácticos y fáciles para resolver tus dudas en moda, belleza, bienestar, finanzas, estilo de vida y decoración.
Comparte éste artículo
Este video te puede interesar

¿Qué tema te interesa?

Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descargable Mujer de 10
Descarga GRATIS nuestro especial del mes Pau Goto y Alicia Torres: Complicidad entre madre e hija