Nuestros sitios
Compartir

Mi primer tatuaje

Por: Mujer de 10 05 May 2016

¿Tienes ganas de hacerte un tatuaje o ya te lo hiciste? Te cuento la historia de la primera vez que me tatué.Tal vez no sea la historia […]


Mi primer tatuaje

¿Tienes ganas de hacerte un tatuaje o ya te lo hiciste? Te cuento la historia de la primera vez que me tatué.

Tal vez no sea la historia más común, pero estoy segura de que cada tatuaje cuenta una historia diferente, todas muy particulares.

Fue hace casi cuatro años, en noviembre de 2012, mientras hacía un viaje largo con mi novio por India. Desde los primeros días que estuve ahí, me di cuenta de que la religión hinduista es muy importante para la gente, y que, como en México, todas las casas y negocios están adornados con imágenes de los dioses que veneran.

Ahí fue donde conocí la figura de Ganesh, el dios elefante, que después descubrí es una especie de amuleto de la buena suerte.

Este video te puede interesar

Ese año cumplí 25 y acababa de dar el giro más intenso e inesperado en mi vida, y desde unos meses antes ya había coqueteado con la idea de hacerme un tatuaje. Tenía la sensación de que no bastaba con haber roto con todo lo que hasta entonces formaba parte de mi burbuja rosa, sino que debía encontrar una forma de fijarlo, no fuera que el recuerdo se me escapara.

Primero quise hacerme el tatuaje de unos globos muy coloridos. Luego pensé en mariposas. Originalmente quería hacerlo en el costado de mis costillas, luego pensé que mejor en la espalda. La verdad es que no estaba segura de lo que quería tatuarme, pero quería hacerlo ¡ya!

Ahí es en donde el dios Ganesh entra en escena. Asombrada por la religión hinduista, quise investigar un poco más y me encontré con que este elefante no sólo es un símbolo de buena suerte, sino que también representa haber superado los obstáculos de manera satisfactoria, y también es el patrono de los escribanos. ¡Era mi símbolo! Entonces me decidí. Recuerdo que estábamos en una ciudad en medio del desierto llamada Pushkar y habíamos conocido a dos tatuadores de ahí, muy amigables. Encontré la conexión de wifi más cercana y googlee entre las imágenes de Ganesh hasta que encontré una que me atrapó.

Estaba muy nerviosa, con las manos sudorosas, pero decidida. Les di la imagen, fueron a imprimirla y, después de un par de pruebas, encontramos el lugar exacto para el tatuaje: mi antebrazo izquierdo.

Lo más difícil es el inicio. El sonido de la máquina que se parece al del dentista, y el primer pinchazo. Después de eso, el tiempo vuela y es increíble ver cómo esa imagen va tomando forma en tu piel. Duele, sí, pero después de unos minutos es inevitable encontrar una especie de mantra en ese sonido y dejar de pensar en el dolor… hasta unas horas después, claro.

Como dato chistoso, estos dos tatuadores de India tenían toda la cara de rebeldes sin causa, y parecía que a propósito se revelaban en contra de las tradiciones a su alrededor, pero cuánta risa me dio que, para poner el ambiente ideal, pusieran en su playlist puras canciones de Enrique Iglesias.

 

Si ya te has tatuado, ¡cuéntanos la historia de tu primer tatuaje!

8 cosas que tienes que saber antes de hacerte tu primer tatuaje

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial INTERCERAMIC: ¡Libera tu imaginación y remodela tu casa! ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?