Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

Maquillistas profesionales se transforman en celebridades

Por: Mujer de 10 08 de Abril
Maquillistas profesionales se transforman en celebridades
Comparte éste artículo

El maquillaje va más allá de los productos que nosotras las mujeres de 10 usamos a diario. Hay personas súper talentosas que lo utilizan para transformarse completamente […]

El maquillaje va más allá de los productos que nosotras las mujeres de 10 usamos a diario. Hay personas súper talentosas que lo utilizan para transformarse completamente en las celebridades más famosas del momento y uno que otro ícono dentro de la historia. Conoce el arte de estos maquillistas profesionales y sorpréndete.

1. Paolo Ballesteros

Conductor de TV y maquillista profesional, este hombre filipino nos dejó con la boca abierta al ver el talento que tiene para transformar su rostro.

Aquí lo podemos ver como Cara Delevingne

A photo posted by Paolo Ballesteros (@pochoy_29) on

  Aquí como Reese Witherspoon 

A photo posted by Paolo Ballesteros (@pochoy_29) on

Acá como Kim Kardashian

2. Lucia Pittalis

Además de ser maquillista profesional, es pintora. Le gusta sobre todo maquillar su rostro como el de hombre famosos. Por ejemplo: Marlon Brando como Vito Corleone

o Iggy Pop

y hasta Rambo

3. Maria Malone-Guerbaa

Esta artista del maquillaje es capaz de reproducir en los rostros la fotografía de algún personaje célebre. También crea animales y otros seres. ¡Realmente es buena!

Aquí podemos apreciar cómo reproduce la cara de Elvis Presley

También el arte pop de un disco de John Lennon con su rostro

y hasta el rostro de Rihanna

Tú, ¿qué dices? ¿Se parecen?

Te recomendamos
Mujer de 10
Mujer de 10 ¡Lo probamos por ti! Te damos consejos prácticos y fáciles para resolver tus dudas en moda, belleza, bienestar, finanzas, estilo de vida y decoración.
Comparte éste artículo
Este video te puede interesar

¿Qué tema te interesa?

Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descargable Mujer de 10
Descarga GRATIS nuestro especial del mes Angie Taddei: La tentación hecha talento