Nuestros sitios
Comparte
Compartir

5 errores que rompen la conexión con tus hijos

Por: Valeria Ávila 03 Sep 2015

La conexión con los hijos se cultiva y se cuida. Evita estos 5 errores. Este video te puede interesar Cuando hablamos de conectar, hablamos de llegar al […]


5 errores que rompen la conexión con tus hijos

La conexión con los hijos se cultiva y se cuida. Evita estos 5 errores.


Este video te puede interesar

Cuando hablamos de conectar, hablamos de llegar al corazón de tu hijo porque se siente visto, protegido y amado. A veces damos por natural esa conexión, pero esta no se impone, se construye y es la base para educarlo. «Cuando existe, tu hijo va a querer imitarte, escucharte, te va a hacer caso cuando lo corrijas. Entre más fuerte sea el vínculo más vas a poder impactarlo», dice Rosa Barocio autora del libro Disciplina con Amor de Editorial Pax México.


Existen errores que impiden que como padres conectemos de forma constructiva, entre ellos están:

1) Roles invertidos, papás permisivos

Cuando los papás buscamos ser amigos y quedar bien con los hijos, relajando la disciplina y tomando el papel de pares o cuates, perdemos autoridad. Entonces tenemos niños caprichosos, difíciles de manejar que nos manipulan. «Los padres debemos repetirnos como mantra: “Yo soy el adulto, yo soy el adulto” y no ponernos al nivel de los hijos en actitudes o contestaciones. A los adultos nos toca dar protección, amor, guía y disciplina; a los hijos les toca recibir. Les tiene que quedar claro a tus niños, tu papel como madre o padre (el adulto responsable) en la relación».

1

2) Huecos emocionales

Nuestras situaciones no resueltas del pasado dejan huecos emocionales, que generalmente repercuten en los hijos. A veces proyectamos esas carencias con exigencias de que ellos logren algo que nosotros no conseguimos, o nos basamos en sus cualidades para presumirlos o aceptarlos. Ante esto el niño se siente usado y piensa: «No saben que quién soy, sólo les importo porque…saco buenas calificaciones, gano premios, estoy bonita, cuido a mis hermanos, etcétera».

11

3) Consentir de más

Lo contrario de consentir es poner un límite, es una de las funciones claves como adultos responsables de la relación padres-hijos, eso es contener. Cuando ponemos un limite, es normal que los hijos se frustren y pasen por el proceso de frustración- enojo- llanto- resignación que es vital para desarrollar madurez y resiliencia. Si para que no llore, le cumples el capricho o rompes las reglas y cedes, en ese momento cortas el proceso. No hay enseñanza. ¡Aguanta su frustración y no temas poner límites responsables! Le dará seguridad y confianza.

4

4) Enfocarse en su comportamiento

Cuando un niño se porta mal, la tendencia es alejarnos, nos cuesta conectar con él. Necesitamos acercarnos, ver más allá de la conducta. Los problemas de comportamiento son problemas de relación, son llamadas de atención. «Es más fácil pensar ¿qué le pasa al chamaco? y no sentir que cómo padres tenemos parte en ese mal comportamiento. Mejor enfócate: ¿Qué falta en nuestra relación que mi hijo está inconforme, ansioso o molesto?, ¿qué puedo darle para que se sienta mejor, para conectar con él?

6

5) Padres estresados

Los padres de hoy vivimos acelerados, apresurados, estresados y cansados, esto afecta la relación ya que el estrés nos obliga a enfocar la energía en nosotros y nos dificulta conectar con las necesidades de los niños, no es que no queramos prestarles atención, es que no podemos.

9

Tu hijo percibe cuando estás estresada y sabe que no le estás poniendo atención aunque le digas que sí. Tenemos que aprender a hacer menos cosas y realmente estar presentes y relajados cuando nos comunicamos con nuestros hijos.

Fotos: Shutterstock

¿Que otro error añadirías a la lista? Compártenos tu opinión.

Te recomendamos leer también:

¡Para la oreja! Aprende a escuchar bien a tus hijos

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial DESPÍDETE DE LA VISTA CANSADA Y MEJORA TU VISIÓN ¡Descárgalo GRATIS!
NOTAS RELACIONADAS