Amor Moda y Belleza
Estás leyendo:
Salud Qué dice el flujo de la menstruación sobre tu salud
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

SALUD

Qué dice el flujo de la menstruación sobre tu salud

Al igual que los residuos que dejamos en el inodoro son una señal de lo que está ocurriendo en nuestros cuerpos, nuestros ciclos menstruales siempre […]


Escrito por: Valeria Ávila
val_avila
Qué dice el flujo de la menstruación sobre tu salud

Al igual que los residuos que dejamos en el inodoro son una señal de lo que está ocurriendo en nuestros cuerpos, nuestros ciclos menstruales siempre están tratando de enviar mensajes, incluso si no estamos prestando atención. Algunas veces estamos tan atrapadas en la regularidad de nuestros ciclos o en la forma de control de natalidad que estamos olvidándonos de reconocer las características de nuestra menstruación. Bueno, es hora de empezar a notar estos cambio, con el fin de ver si hay desequilibrios que deben atenderse.

Si bien no hay período perfecto, definitivamente hay factores que determinan si estamos sanas. Debemos esperar un flujo de color rojo brillante y sin mucosidad o coágulos y con poca o moderada hinchazón, calambres y cambios de humor. Como el ginecólogo Gerson Weiss, de la Escuela de Medicina de Nueva Jersey dijo a la revista Redbook, la definición de un período normal va a cambiar en el transcurso de nuestras vidas, así que tenemos que estar alerta a lo que está sucediendo.

La buena noticia es que no es gran ciencia. Puedes educarte a ti misma sobre lo que está sucediendo con tu menstruación y lo que significa para tu salud. ¡Sigue leyendo!

Si tu flujo es realmente abundante 

Estoy hablando de alguien que tiene que cambiar su toalla, tampón, o copa menstrual cinco o más veces en un día. Esto podría significar que hay un desequilibrio interno. Podías presentar tumores benignos en el útero llamados fibromas, que hacen sangrar más de lo normal como normalmente la pared uterina arroja a sí misma.

Dr. Mary Jane Minkin, profesor ginecólogo en la Escuela de Medicina de Yale y autor de la Guía de la mujer a la salud sexual, dice: “Esto es más común a medida que envejecemos, pero es más probable que les ocurra a las mujeres afroamericanas. Una causa menos frecuente, pero que vale la pena examinar, es la enfermedad de Von Willebrand, un trastorno hemorrágico que impide que el cuerpo tenga coagulación.

Es importante abordar el sangrado abundante más temprano que tarde, porque ocasionar potencialmente pólipos, endometriosis o tumores graves que afecten negativamente la fertilidad en el futuro. Los síntomas que probablemente acompañan este tipo de menstruación son: depresión, hinchazón, y la incapacidad para realizar tareas normales diarias. No deberías tener sufrirlos cada mes; llama a tu doctor inmediatamente y ver cómo puede ayudarte.

También hay algunas prácticas que puede adoptar en casa para ayudar a aliviar el sangrado y calmar el dolor abdominal. Ralla un poco de jengibre en agua caliente, bebe antes y después de cada comida; esto ayudará al proceso de digestión. Además, manténte alejada de los alimentos que son pesados, con mucho aceite, azúcares, ya que bloquean todo lo que debería estar moviéndose libremente.

giphy

Si tu flujo es muy ligero

Si estás tomando anticonceptivos, es la explicación más obvia – especialmente si tenías periodos más pesados ​​antes de las píldoras. Pero si estás usando un DIU no hormonal o ningún anticonceptivo en absoluto, entonces podrías estar presentando un desequilibrio hormonal.

Dr. Adelaide Nardone, instructor ginecólogo clínica en la Universidad de Brown, dice que si tu período es súper ligero, es posible que tengas un problema con tu tiroides o glándula pituitaria. Incluso hay una pequeña posibilidad de que presentes el trastorno de Müller, un trastorno de la válvula aórtica del corazón, que impide que la sangre menstrual salga de forma natural del cuerpo.

Las razones más comunes para un período de este tipo, están relacionadas con el estilo de vida. Pregúntate si estás comiendo alimentos nutritivos – proteínas, frutas frescas y vegetales y carbohidratos complejos – o si estás demasiado estresada con tu trabajo actual. Estos factores cotidianos también afectan directamente tu período. Así que piénsalo ante de no poner atención a ellos.

giphy (1)

Sangrados fuera de tiempo del ciclo 

¿Tienes sangrados sin previo aviso y no se relacionan en absoluto con tu ciclo normal? Esto se conoce generalmente como sangrado por disrupción. Si tomas píldoras anticonceptivas, o del día siguiente, no te preocupes demasiado, ya que esto es un efecto secundario normal. Sin embargo, si no la tomas, habla con tu ginecólogo, ya que podría indicar pólipos cervicales o uterinas, que son un crecimiento excesivo de tejido normal debido a un exceso de estrógeno. También podría significar fibromas o una infección peligrosa. El sangrado vaginal prematuro está relacionado con el cáncer también.

Dr. Minkin recomienda a las usuarias de la píldora que tengan cuidado con este tipo de sangrados. Si duran más de un par de meses, puede que tengan que solicitar una dosis más fuerte.

giphy (2)

Horribles cólicos 

Pon atención si eres del tipo de chicas que tiene que llamar al trabajo cuando estás iniciando tu periodo menstrual porque no soportas estar en otra posición que no sea fetal acostada en tu cama. Aunque los cólicos son normales no está bien tener regularmente para lidiar con el dolor por más de dos días.

El dolor intenso podría apuntar fibromas o cualquier otra cuestión relacionada con el útero, como la endometriosis, que está presente en el 70 por ciento de las mujeres y afecta su capacidad de quedar embarazada. Este trastorno es el resultado del tejido uterino que crece fuera del útero; cuando la pared uterina comienza el proceso de sangrado, también lo hace el tejido endometrial, y toda la sangre que necesita salir no tiene a dónde ir. Lo que provoca un vientre inflamado y fuertes dolores. Si te encuentras luchando contra la endometriosis, es posible que tengas que considerar una cirugía o tratamientos hormonales para reducir tus niveles de estrógeno.

Anticipa las fechas y toma una aspirina o ibuprofeno cuando comiencen los cólicos. El Dr. Minkin dice que estos medicamentos no interfieren negativamente con lo que ya ocurre en el cuerpo.

giphy (3)

Si tu periodo se retrasa

Tu primer pensamiento podría ser que hay un bebé en camino, pero si has descartado rápidamente esa posibilidad, hay algunas otras posibilidades que deberías tener en cuenta. El Dr. Carusi dice que podrías no estar ovulando regularmente o podrías tener síndrome de ovario poliquístico, haciendo más difícil la tarea de conocer tus días fértiles. Si tienes problemas de sobrepeso o tienes un muy bajo porcentaje de grasa corporal, puede haber un desequilibrio grave, lo que significa que es hora de hacer algunos cambios permanentes en tu vida. Las mujeres que presentan este tipo de periodos y tienen sobrepeso deberán comprobar que no tienen diabetes tipo 2, ya que la resistencia a la insulina afecta directamente a los ovarios.

Explicaciones menos impactantes incluyen problemas hormonales que impiden tener ciclos regulares. Echa un vistazo a los medicamentos que estás tomando actualmente, ya que pueden afectar el sistema nervioso central, dando lugar a períodos irregulares. Si presentas pocas semanas de retraso, y si su patrón es claramente regular, acude al ginecólogo para que pueda averiguar cuál es el problema – y qué opciones de tratamiento son las mejores para ti.

giphy (4)

Ahora que lo sabes, pon un poco de más atención y aprende a identificar las alertas que te envía tu cuerpo…

Con información de bustle.com
También puedes leer:
Guía: cómo elegir un anticonceptivo hormonal
4 síntomas de la píldora anticonceptiva que no son normales