Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¿Mal olor corporal?… cómo evitarlo

Por: Valeria Ávila 25 Mar 2015

En un momento dado puedes darte cuenta que hueles mal, pero tu compañero de trabajo o tu amiga ya lo han notado. Por eso te damos  razones por […]


¿Mal olor corporal?… cómo evitarlo

En un momento dado puedes darte cuenta que hueles mal, pero tu compañero de trabajo o tu amiga ya lo han notado. Por eso te damos  razones por las cuales tu olor puede ser poco agradable y las soluciones para terminar con la incomodidad que esto produce.

Razón 1. No te secas completamente después del baño

Este video te puede interesar

Una pasada rápida con la toalla puede ocasionarte un problema más tarde en el día. Sucede porque la humedad puede quedar atrapada entre los pliegues de la piel, por debajo de los senos, en las jaboneras o aún entre los dedos de los pies, dice Marina Peredo, MD, dermatóloga certificada de Smithtown, NY. “No hay acceso al aire en esos lugares y es muy fácil para las bacterias y los hongos multiplicarse y mezclarse con el sudor causando mal olor e irritación”, añade.

Cómo resolverlo: Peredo recomienda este truco a sus pacientes: “Después de que te seques, prende la secadora de pelo en modo frío y date una pasada sobre el estómago, entre las piernas, los pies y en general sobre todos los lugares que son incómodos por el sudor”.

Razón 2. Utilizas únicamente desodorante

Asegúrate que tu desodorante también tiene antiprespirante y sea libre de aluminio. Durante el baño talla tu cuerpo con un poco de bicarbonato.

Razón 3. Te cepillas… pero solamente los dientes

Si olvidas la lengua, tu aliento no estará tan fresco como quisieras. La lengua está cubierta de miles de papilas que atrapan y albergan pedacitos mínimos de comida. Aunque te cepilles los dientes y uses hilo dental, te quedan residuos de comida que derivan en bacteria y emiten vapores de sulfuro de hidrógeno, equivalente a mal aliento.

cepillar-los-dientes

Fuente: shutterstock

Cómo resolverlo: Los enjuagues bucales pueden ayudar, pero la mejor manera de remover bacteria, células muertas y residuos de comida es cepillar tu lengua con un cepillo suave hasta lo más atrás que puedas, sin ahogarte. También puedes utilizar bicarbonato de sodio puro.

Razón 4: Tu cuero cabelludo es escamoso

Hay una mala interpretación que dice que la caspa se produce por tener reseco el cuero cabelludo. Es un mito que hace que las personas se lo laven con menos frecuencia. Esto combinado con el hecho que un cuero cabelludo irritado puede ser un campo propicio para más bacterias, hace que huela mal. “De hecho la caspa viene porque el cabello es más grasoso”, dice Peredo.

Cómo resolverlo: Lavar el cabello regularmente con shampoo mantiene controladas las escamas. Si no funciona, prueba aceite de coco. Consulta a tu dermatólogo.

Razón 5: Te encanta la comida condimentada

Alimentos con ingredientes fuertes o picantes como el ajo, el curry y otras especies, no solamente causan mal aliento sino también un poco de mal olor corporal. Al digerirse, producen gases sulfurosos. Algunos son metabolizados en el intestino delgado y el hígado, pero otros son absorbidos por el torrente sanguíneo y liberados a través de los pulmones y los poros. El efecto puede durar varias horas o aún más, dice Debra Jaliman, MD profesora asistente de dermatología del Mt. Sinai School of Medicine.

Cómo resolverlo: Tomar después de cada alimento un pedacito de jengibre tragado como píldora o bien jengibre en vinagre de arroz. Toma el te easydetox [boldo+árnica+menta+cola de caballo] combinado con el te easyph para eliminar el mal aliento después de cada alimento.

ajos

Fuente: shutterstock

Razón 6: Comes a la carrera

Masticar de prisa y beber con popote hace que tragues mucho aire. Vas a liberar este aire, que contiene oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono, eructando. Lo que quede de aire va pasar el proceso de la digestión y será expulsado como flatulencia.

Cómo resolverlo: Comidas de una hora de duración ya no existen, pero date el tiempo de masticar apropiadamente sin bocados gigantescos. Baja el tenedor al plato entre bocado y bocado para masticar despacio. Además no comas cuando estas alterado, ansioso o estresado, toma TÉ.

Razón 7: Roncas mucho

Dormir con la boca abierta reseca toda la cavidad oral, permitiendo que células muertas se acumulen y descompongan en la lengua, encías y el interior de las mejillas provocando mal aliento.

Cómo resolverlo: No tomes alcohol en la noche, cerca de la hora de irte a la cama. Tomarlo e ir a dormir puede producir más ronquidos. Por la mañana, además de cepillarte los dientes y la lengua y usar hilo dental, haz gárgaras de agua con bicarbonato para matar las bacterias del mal aliento.

marcela-bortoni

Fuente: personal

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro ESPECIAL: MUJERES TRANSFORMANDO NEGOCIOS. y entérate. ¡Descárgalo GRATIS!
NOTAS RELACIONADAS