Nuestros sitios
Compartir

Beneficios de usar toallas vs tampones

Por: Valeria Ávila 14 Jul 2015

Conoce algunas de las ventajas de usar toallas vs tampones y decide cuál es la mejor alternativa para tu protección íntima.Cuando tenía 16 años conocí los tampones […]


Beneficios de usar toallas vs tampones

Conoce algunas de las ventajas de usar toallas vs tampones y decide cuál es la mejor alternativa para tu protección íntima.

Cuando tenía 16 años conocí los tampones y soy una orgullosa usuaria, pues salvo en pocas ocasiones, nunca me han fallado. Sin embargo conozco chicas que ni en sueños usarían un tampón. Conoce algunos de los beneficios de usar toallas vs tampones para resguardarte de Andrés.

Foto: Google

Foto: Google

Pros y contras de usar toallas

Este video te puede interesar

1. Es una protección exterior

Debido a que es una protección exterior, evitas exponer tu vagina a posibles infecciones, ya que la función de la toalla es solamente captar el flujo menstrual, aunque quedas expuesta a posibles manchas en tu ropa interior por exceso de fluido.

2. Hay que cambiarlas habitualmente

Aunque hay para varios tipos de flujo, es necesario cambiarlas más frecuentemente que los tampones a modo de evitar olores por la sangre colectada por la toalla, además de no ser muy ecológicas por el material del que están hechas.

3. No son muy discretas en la ropa

Incluso las más ultra delgadas, no son cómodas ni prácticas para usarlas debajo de la ropa. Se notan debajo de los leggins, de las faldas muy ceñidas y de los vestidos cortos y si no, puedes sentir que los demás lo notan cuando caminas.

4. Pueden ser incómodas

No importa lo que diga el comercial, no es lo mismo ir al gym en tus días y con toalla a hacerlo sin ella. Pueden ser bastante incómodas para dormir o para realizar actividades físicas, además de que si vas a hacer ejercicio, tus zonas íntimas sudan aún más con la toalla.

5. Son fáciles de utilizar

Comparadas con los tampones, las toallas tienen un nivel uno de dificultad. Son relativamente fáciles de usar ya que las alitas se pegan a la ropa interior y no se requiere de un elemento extra para utilizarlas como protección íntima.

6. No son tan versátiles como las pintan

Puedes hacer muchas cosas con una toalla, pero ¿meterte a nadar? Eso jamás. Aunque son bastante versátiles, no dejan de ser incómodas para realizar muchas actividades físicas y si a eso le añades ponerte un bikini, simplemente no ayudan mucho.

Foto: Google

Foto: Google

Pros y contras de usar tampones

1. Es una protección interior

Los tampones también captan el flujo menstrual, sólo que lo hacen dentro de tu cuerpo. Al ser una herramienta que funciona desde el interior de tu vagina, estás expuesta a posibles roces, irritación así como a infecciones si no se toman las medidas higiénicas adecuadas al momento de aplicarlos y/o retirarlos.

2. Brindan de 3 a más horas de protección

Los expertos señalan que los tampones pueden usarse de 4 a 6 horas, teniendo un menor número de reemplazo que una toalla. Aunque es muy importante no prolongar el tiempo de uso, ya que te expones a que el tampón falle y te manches o peor aún, a una infección vaginal o al síndrome de shock tóxico.

3. Son totalmente discretos

Al ser métodos de protección interna, no existe un elemento que se note debajo de la ropa. De tu cuerpo sólo sale un hilo delgado, del que tiras para retirar el tampón. Si eres lo suficientemente cuidadosa, puedes ocultarlo entre tu ropa interior, haciendo posible que uses un bikini o una tanga sin que alguien note que estás en tus días.

4. Bien aplicados son súper cómodos

La comodidad es algo que un tampón te puede dar, ya que si están aplicados correctamente no sentirás la presencia de uno en tu interior. Son cómodos para correr un maratón, ir al gimnasio incluso hasta para dormir, aunque no se aconseja utilizarlos del todo por el numero de horas en las que está en uso al dormir.

5. Requieren práctica para aplicarlos

A diferencia de las toallas, los tampones tienen un grado de dificultad tipo dos, ya que es necesario saber cómo insertarlos en la vagina. Los puedes encontrar con aplicador y sin aplicador. Para mí, los más cómodos son aquellos que vienen con aplicador ya que previo a un buen lavado de manos, necesitas ponerte en una posición cómoda, ya sea sentada con las piernas abiertas o parada con un pie sobre la tapa del baño, después debes poner la punta del aplicador en la entrada vaginal y empujar el tubo interior del aplicador con un dedo y el tampón quedará colocado en su sitio. Para removerlo, debes tirar del cordón. Como todo en esta vida, sólo requieres un poco de práctica y pronto serás una máster.

6. Son prácticos para actividades físicas

Si se te atraviesan las vacaciones y quieres nadar pero estás en tus días, un tampón te permite hacerlo sin problemas. Al ser un método de protección interior no te hacen imposible una visita a la playa ni andar en bici. ¡Son ultra versátiles!

Foto: Google

Foto: Google

Con información de Kotex

Si te interesó, no te puedes ir sin checar:

¿Tu qué prefieres: toallas vs tampones?

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial DESPÍDETE DE LA VISTA CANSADA Y MEJORA TU VISIÓN ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?