Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

Infidelidad digital, te decimos de qué trata

Por: Mujer de 10 28 de Agosto
Infidelidad digital, te decimos de qué trata
Comparte éste artículo

La infidelidad digital está redefiniendo el amor y el engaño en la era tecnológica ¿Cómo evitar esta trampa emocional y preservar la confianza?

En la era de la tecnología, el amor y el engaño han encontrado un nuevo campo de juego: la infidelidad digital.

Esta forma de traición moderna va más allá de lo físico, desafiando la fidelidad y llevando secretos a nuestros dispositivos.

¿Qué es la infidelidad digital y cómo está transformando las relaciones en la actualidad?

La infidelidad digital se refiere a las conexiones románticas o eróticas que se establecen a través de medios electrónicos, como mensajes de texto, redes sociales, aplicaciones de citas y salas de chat en línea.

Aunque no involucra un contacto físico directo, puede ser igual de perjudicial para la confianza y la estabilidad emocional de una persona.

¿Quién es más infiel?, ¿ellos o nosotras?, ¡la ciencia lo descubre!

De acuerdo con un estudio realizado por Gleeden y DIVE Marketing, el 46% de los mexicanos considera que la infidelidad digital tiene un gran impacto en sus relaciones. Desde chats eróticos y likes hasta nudes

 

4 ejemplos de infidelidad digital que pueden causarnos baja autoestima

Amores Virtuales

Las relaciones en línea pueden volverse intensas, incluso sin contacto cara a cara. Personas comprometidas pueden encontrar consuelo emocional en otros, compartiendo intimidades que deberían ser reservadas para sus parejas.

Likes peligrosos

Reencontrar a un antiguo amor en redes sociales puede despertar sentimientos pasados. El intercambio de mensajes y likes puede evolucionar hacia una conexión prohibida que causará serios problemas en la relación actual.

Doble Vida

Algunas personas utilizan Tinder o Bubble para buscar emoción o validación, aunque no tengan intención de llevar esos encuentros a la vida real. Esto puede generar desconfianza y resentimiento en la pareja oficial.

Sexting y nudes

Intercambiar mensajes o fotos sexualmente explícitas con alguien que no es tu pareja es una forma de infidelidad digital. La excitación de la interacción en línea puede cegar a las personas respecto a las consecuencias.

Un impacto negativo

Este tipo de infidelidad puede dañar en gran manera la confianza y la comunicación en una relación de manera similar a la infidelidad física.

Pese a que no hay contacto físico, esto no minimiza el dolor que siente la persona traicionada, ya que se trata de una transgresión emocional y de confianza.

¿Cómo evitar este tipo de interacciones en línea?

– Comunicación abierta

Te recomendamos hablar sobre los límites en línea y lo que ambos consideran infidelidad.

– Establecer reglas claras

Definan lo que es aceptable y lo que no lo es en términos de interacciones digitales. ¿Está bien intercambian mensajes con ex novios?, ¿qué se considera coqueteo? Poner un límite puede evitar serios conflictos en el futuro.

– Autoevaluación

Reflexionar sobre las intenciones detrás de las conexiones en línea y si están poniendo en riesgo la relación.

En un mundo digitalmente conectado, tristemente, la infidelidad ha evolucionado para adaptarse a las nuevas formas de comunicación.

Sin embargo, si hay amor, respeto mutuo y buena comunicación, puedes navegar sin problemas por los mares digitales manteniendo la fidelidad y el amor en tu vida.

Recuerda siempre que mereces estar con alguien que te mire como si fueras un atardecer rosita con naranja.

¿Qué otro ejemplo de infidelidad digital conoces? ¿Has sufrido esto en alguna de tus relaciones? Cuéntanos

Te recomendamos
Mujer de 10
Mujer de 10 ¡Lo probamos por ti! Te damos consejos prácticos y fáciles para resolver tus dudas en moda, belleza, bienestar, finanzas, estilo de vida y decoración.
Comparte éste artículo
Este video te puede interesar

¿Qué tema te interesa?

Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descargable Mujer de 10
Descarga GRATIS nuestro especial del mes Angie Taddei: La tentación hecha talento