Nuestros sitios
Compartir

Qué hacer cuando la boda está lista pero… ¡ya no te quieres casar!

Por: Mujer de 10 02 Jun 2015

Las invitaciones ya fueron entregadas, escogiste el vestido más hermoso de la tienda de novias, tus damas están emocionadas por el gran día, tus padres no dejan […]


Qué hacer cuando la boda está lista pero… ¡ya no te quieres casar!

Las invitaciones ya fueron entregadas, escogiste el vestido más hermoso de la tienda de novias, tus damas están emocionadas por el gran día, tus padres no dejan de expresarte lo feliz que les hace saber que por fin llegarás al altar, sin embargo, algo en tu interior comienza a decirte que no te quieres casar… ¿qué se hace en estos casos? ¿te atreverías a cancelar la boda y devolver el anillo de compromiso? ¿cuál es la mejor manera de comunicárselo a tu pareja?

En busca de respuestas ante estar atravesando una situación como ésta, en Mujer de 10 tuvimos una amena e interesante conversación con el experto en relaciones de pareja y vocero del sitio Match.com, Mario Guerra, quien nos afirmó que dudar en casarse o sentir miedo es algo que ocurre con más frecuencia de lo que imaginas…

mario_guerra

De acuerdo al experto, cuando se llega a una situación como esta, lo primero sería definir cuál es el motivo por el que ya no te quieres casar, es decir, si ya no quieres casarte por que consideras que eres demasiado joven, que aún tienes cosas por vivir o si en realidad lo que no quieres es casarte con tu prometido, debido a que descubriste que no es el tipo de persona que realmente quieres.

Este video te puede interesar

 

  • Situación 1: Miedo a casarte por el compromiso que significa

Si tu miedo a casarte es debido a lo que implica tomar una decisión de vida como lo es el matrimonio o sentirte con temor a no ser capaz de sacar adelante cosas de la vida en pareja como por ejemplo pagar una hipoteca, es necesario que sepas que este tipo de miedo y las dudas que surgen a partir de él, son mucho más frecuentes y normales en las personas de lo que piensas.

Mario afirma que lo mejor que puedes hacer es no comunicárselo a tu pareja, y trabajar este miedo contigo misma, cerciorándote primero que efectivamente lo que tienes es ese miedo común a dar el paso hacia el altar que muchas personas experimentan y que la mayoría no lo dice.

Algo que también podría ayudarte es preguntarle a personas cercanas a ti que están casadas, si antes de contraer matrimonio dudaron de estar tomando la decisión correcta y qué fue lo que hicieron, no para que sigas necesariamente sus consejos, si no para darte cuenta que dudar es bastante normal.

Habrá quienes te aseguren que ellos no dudaron jamás y supieron siempre que se querían casar, pero esto es más un cliché porque en realidad todos tenemos dudas.

boda_interior

  • Situación 2: No es que no me quiera casar, es que no quiero casarme con mi prometido

Si lo que descubriste es que realmente no es la idea de casarte lo que te asusta si no que, durante el transcurso de los preparativos de la boda te diste cuenta que tu prometido no es “el indicado”, porque no es lo que esperabas o quieres para ti, aquí la recomendación es comunicárselo cuanto antes.

Pero… ¿y la fiesta? ¿y el viaje de luna de miel? probablemente estas preguntas te surjan, sin embargo si ya alcanzaste esa certeza tienes la opción de mantenerte firme y cancelar todos los preparativos.

Por el contrario, afirma el especialista que si eres una mujer que realmente considera que no podría cancelarlos quizá por la presión social que eso significaría, entonces puedes tomar la decisión de llevar a cabo la ceremonia y más adelante tomar otras decisiones. Lo importante es que tengas presente que casarte no es aventarte al vacío, si te casas y no funciona no es un fracaso, es una experiencia y te podría ayudar a saber lo que realmente quieres en tu vida.

Existen otras inquietudes que pueden surgirte al momento de tomar una decisión como es cancelar la boda, y van desde cómo decirle a tu pareja para causarle el menor dolor y daño posible, ¿qué hacer con el anillo? y hasta incluso ¿qué hacer con los suegros? para evitar quedar como la “loca de la familia que primero se quería casar y ahora ya no” o “la mala mujer, insegura e indecisa”…

En este sentido, lo primero que hay que comprender es que todo tiene consecuencias, y que es imposible dar una noticia de esa índole sin que haya una reacción, o esperar que tu pareja te “de las gracias” por habérselo dicho, esto último es una fantasía.

Siempre pueden surgir diferentes tipos de reacciones, desde reclamos hasta acusaciones de ser despiadada o recibir aseveraciones como: “entonces nunca me quisiste”… por eso es fundamental que en cuanto estés segura de tu decisión se lo digas a tu prometido, porque es una forma honesta de decirle “sí te quise, pero hoy me doy cuenta que no es lo que quiero”.

Finalmente, no olvides  que siempre puedes apoyarte de un terapeuta profesional para salir adelante.

¿Sentiste alguna vez estas dudas? ¿Conoces a alguna mujer que este pasando por una situación así? ¡Compártelo con nosotras en Twitter @MujerD10

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ el especial 5 razones para utilizar ácido hialurónico antes de los 30 ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?