Nuestros sitios
Compartir

Le Creuset: los colores de una empresa inclusiva desde su ADN

Por: Valeria Ávila 29 Jun 2021

Es hora de sumar políticas de inclusión en muchas empresas mexicanas. Le Creuset nos platica cómo viven la pluralidad desde su ADN.


Le Creuset: los colores de una empresa inclusiva desde su ADN

Durante el mes del orgullo, varias marcas se suman a dar visibilidad a la inclusión, pero ¿cómo llevar la diversidad hasta el ADN de una marca? Platicamos con Alicia Escamilla Yarahuán, directora de Le Creuset México y Johnny Carmona, profesor universitario, conductor de TV y vocero de la campaña LOVE de Le Creuset, acerca del apoyo hacia a la comunidad LGBTQ+ , lo que implica ser una marca plural y la responsabilidad que conlleva transmitir un mensaje claro como empresa. 

Hace un año, Le Creuset México empezó a colaborar de manera pública con organizaciones y albergues que apoyan a la comunidad LGBTQ+ en situaciones de vulnerabilidad, es por eso que la participación de Johnny Carmona fue un gran impulso para proyectar la pluralidad que celebra diariamente la marca.

El carisma de Johnny, su amor por la cocina, por su esposo y por las redes sociales, han hecho que el lanzamiento de la cacerola conmemorativa del Orgullo LGBTQ+ cocotte Love, se convirtiera en todo un emblema que sigue llenando de color y vitalidad a Le Creuset.

le-creuset-love-johnny-carmona

Este video te puede interesar

Johny, como amante de la comida y parte de la comunidad LGBTQ+, ¿qué es lo que más disfrutas de trabajar con una marca inclusiva?

Johnny: Yo soy amante de la comida, tengo un esposo que le encanta cocinar y hace cosas deliciosas de manera cotidiana. Manifesté ser parte de Le Creuset porque tenía muchas ganas de dar visibilidad a la labor del refrugio de mujeres trans llamado Casa de las Muñecas Tiresias. Esta alianza fue un gran momento para crear acciones en conjunto como la clase impartida con Aquiles Chávez, en la que todas las ganancias fueron directo a este refugio. Empezar a vincularme con Le Creuset desde el año pasado, no solo para la comunidad LGBTQ+ sino para las personas que somos amantes de la comida, ha nutrido mucho mis días y mi vida. Ver cómo Le Creuset permea en la vida cotidiana y además apoya distintas causas es algo muy satisfactorio. Refugio Casa Frida se une a la lista de este año como beneficiado.

El año pasado comenzaron a dar mayor visibilidad y apoyo a distintas comunidades y productos conmemorativos, ¿qué sigue este año?

Alicia: La Cacerola conmemorativa del pride, cocotte LOVE, llegó como edición limitada a México, pero no solamente es el mes de junio el que se está apoyando a distintas causas, posteriormente con el resto de nuestro catálogo creo que podemos hacer buena mancuerna para apoyar más instituciones y albergues. Quedan muchos proyectos por venir, la marca es muy colorida y siempre estamos buscando nuevas formas de llegar a más hogares.

Tener a Johnny y a su esposo como amigos de Le Creuset y como la parte que nos representa coloridamente allá afuera nos encanta, y es una gran manera de embonar con la gran diversidad que tenemos en la marca ya que no va dirigida a un solo nicho, no segmentamos en ningún momento y eso nos permite seguir explorando más acciones. Vienen temas multicolor, proyectos de sustentabilidad, trabajaremos con productores locales de vegetales y más. Estamos muy contentos de ser parte de esta marca y trabajar de la mano de personas como Johny que nos ayudan a tener esa pluralidad.

Johnny: Sumando a lo que dice Alicia, los discursos del mes del orgullo se vuelven bastante evidentes y eso quizás hace que otras acciones menos ruidosas palidezcan a veces. He estado colaborando con Le Creuset desde el año pasado dando mayor visibilidad a pequeñas acciones y haciendo esta crónica diaria del quehacer gastronómico. Creo que la marca está planteándose un reto que es muy buen ejemplo para cualquier empresa: que no solo nos quedemos en el mes de junio, que sea todo el año; que la visibilidad de las causas y de la diversidad no sea temporal. Las marcas tienen un reto orgánico que implica integrarse en acciones cotidianas e integrar la diversidad, eso es lo que hace que las audiencias se sientan mucho más cercanas, no solo la comunidad LGBTQ+.

le-creuset-alicia-johnny

Está comprobado que las empresas con políticas de inclusión y que apoyan la diversidad de sus colaboradores son mucho más exitosas, ¿cómo fomenta Le Creuset estas prácticas internamente?

Alicia: Nosotros dentro de la empresa tenemos puestos ocupados por personas de la comunidad LGBT+, nuestros clientes ven que somos una empresa plural y eso genera mucha empatía con nuestros consumidores. No somos una empresa lucrativa, todo es un negocio pero no por ello tenemos que ser ajenos a lo que está pasando en nuestra sociedad. Hoy en día las empresas que no se involucran realmente con el consumidor, se enfocan en qué les va a comprar y es fácil desviarse del camino y propósito. Nosotros tenemos un catálogo bastante amplio y sabemos que es una marca aspiracional, pero sí existe la diversidad; queremos llegar a todos los hogares sin exclusión alguna.

Le Creuset es una empresa global e inclusiva y por eso las personas que colaboran con nosotros son amigos. Los amigos fungen en reversión de una convivencia y empatía, y eso es lo que quiere Le Creuset como marca. Una de nuestras líneas es que Le Creuset lleva la alegría de cocinar, entonces la parte de la alegría no puede estar exenta de la comunidad LGBT+. Es un tema diario, no exclusivo del mes de junio, todo el año la gente es quien es y las necesidades siguen iguales. Hay mucho camino por recorrer y estamos felices de seguir aprendiendo.


Son una marca que lleva la pluralidad en su ADN, ¿qué consideran que le hace falta a las empresas para ser más inclusivos desde la matriz?

Johnny: Primero que nada, no nos tienen que ganar las ganas de ser públicos. Creo que todos deberían apoyar a su comunidad interna antes que a ninguna otra, hablando de LGBT+. Después de manera orgánica formarás a un equipo de aliados que vive los beneficios a diario dentro de la empresa y donde el orgullo se celebra diario de manera interna. Eso es retador pero mucho más contundente.

Alicia: Es algo que va de adentro hacia afuera. Todas las personas deben de tener los mismos beneficios porque no tendría por qué ser diferente. Nosotros estamos felices de que nuestro equipo sea plural y tan diverso; todos gozan de las mismas oportunidades y beneficios. No hay distinción, hay respeto.

¿Cómo enfrentan situaciones con clientes que tienen visiones opuestas a las que buscan transmitir?

Alicia: Claro que tenemos que entender de donde viene el argumento del consumidor con respeto pero cuando nos han llegado a objetar, de manera prudente explicamos que somos una empresa global y que nunca hemos excluido a nadie ni señalado. Siempre buscamos argumentos empáticos, pacíficos. No somos totalitarios, pero sí vemos la manera de que el consumidor abra su mente y queremos hacerles entender que nadie es exclusivo de una marca y las cosas tienen el sentido que nosotros le demos, no la que la gente a veces tiene. Es un poco retador, pero estamos preparados para poder orientar al consumidor.

¿Qué les gustaría ver en un futuro como una marca inclusiva?

Johnny: Yo creo que me gustaría ver mucho más integrado el tema. Creo que este tema abre muchas conversaciones acerca de por qué no aceptamos muchas cosas que se trastocan con patriarcado, con raciclacismos, con misoginia, muchas cosas. Si bien, parte de la comunidad LGBT+ ha avanzado en derechos, reconocimiento e inclusión, el tema de las mujeres trans sigue siendo muy difícil. Al final seguimos estando en un sistema que rechaza a lo femenino, que mata a mujeres, que no les da un lugar, entonces las mujeres trans automáticamente se vuelven víctimas de esta violencia de género que vivimos hoy en día. Me gustaría ver muchos más derechos y reconocimientos para ellas.

Alicia: A mi me encantaría que las empresas entendieran que el reconocimiento es global más allá del mes de junio. Que hubiera más empatía con los consumidores. Si ellos tienen un lineamiento de vida, simplemente hay que respetar quién es quién. Nadie está exento de nada pero hay mucho camino por recorrer y podría ser bueno que las leyes y las normativas fueran parejas en las empresas, que no fuera una batalla a ganar el hecho de ser madre soltera, casada, tener una pareja del mismo sexo, ser transexual; las empresas no pueden seguir siendo tan frías en sus decisiones ni con tanto estigma. 43 años después Johnny lo sabe mejor que nadie, se sigue marchando y saliendo por los derechos.

Rare Beauty: la marca de maquillaje que es inclusiva

 

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable Mujer de 10
Descarga AQUÍ nuestro especial DESPÍDETE DE LA VISTA CANSADA Y MEJORA TU VISIÓN ¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?